miércoles, 30 de septiembre de 2015

La lista independentista se prepara para aplicar su programa en 18 meses 

La declaración del inicio del proceso y la preparación de las estructuras de estado, las primeras estaciones en el camino
JOSEP GISBERT, El País, 29 de Septiembre 2015


La plana mayor de Junts pel Sí, con Oriol Junqueras, Raül Romeva y Artur Mas al frente, exhibió ayer unidad, el día después de la victoria del sí en la cita del 27S.

La mayoría absoluta de 72 diputados en favor de la independencia es, según Junts pel Sí, una cifra que les legitima plenamente para abrir el camino hacia la construcción de un Estado propio fijado en la hoja de ruta pactada entre CDC, ERC y las entidades soberanistas de la sociedad civil. Y por esta razón el propósito de la coalición es empezar a aplicar su contenido sin demora una vez constituido el nuevo Parlament.

Declaración de inicio del proceso.

El Parlament aprobará una declaración de inicio del proceso de independencia, acompañada de un mandato al Govern para abrir negociaciones con las autoridades del Estado español y comunicarlo a la Unión Europea y a la comunidad internacional.

Preparación de las estructuras de Estado.

El Govern, de la máxima concentración posible, trabajará en la creación y preparación de las estructuras de Estado pendientes y necesarias para la independencia -básicamente en los ámbitos de bienestar, económico, acción exterior y gobernanza y refuerzo de la administración-, pero de momento sin darles forma jurídica para que no puedan ser impugnadas por el Gobierno español. En paralelo, trabajará en la preparación del reconocimiento internacional, así como en la gestión ordinaria del día a día.

Proclamación de la independencia.

Una vez completados los pasos anteriores, se procederá a la proclamación de la independencia a partir de la desconexión del ordenamiento jurídico español. Inmediatamente, el Parlament aprobará la ley de transitoriedad jurídica, que ha de regular de manera provisional los elementos estructurales del nuevo Estado y las cláusulas generales que garanticen la seguridad jurídica y la sucesión ordenada de administraciones. A tales efectos, es previsible que la ley declare mayormente la continuidad de la aplicación del derecho catalán, del derecho español, del derecho europeo y del derecho internacional, para no dejar ningún vacío. El Parlament también aprobará la ley del proceso constituyente, que regulará los pasos del proceso hasta la redacción de una Constitución propia e incluirá un mandato para convocar elecciones constituyentes.

Elecciones constituyentes.

Las elecciones constituyentes se llevarán a cabo en un plazo máximo de dieciocho meses desde la celebración de las elecciones plebiscitarias del 27 de septiembre del 2015, es decir, a lo sumo en marzo del 2017. Y de ellas saldrá un Parlament constituyente y un nuevo Govern.

Aprobación de la Constitución en referéndum.

El nuevo Parlament creara una nueva comisión constitucional encargada de redactar la Constitución, en la que participen todos los grupos elegidos y que recogerá, además, las propuestas ciudadanas que se hayan ido preparando durante todo este tiempo desde la sociedad civil. Una vez confeccionada por el Parlament, la Constitución se aprobará en un referéndum, que supondrá la culminación del proceso de creación del nuevo Estado catalán independiente.

sábado, 5 de septiembre de 2015

Pobladores logran construir su propia red eléctrica

http://spectrum.ieee.org/energy/renewables/how-nicaraguan-villagers-built-their-own-electric-grid

Managua. Por Lucas Laursen/Traducción al Castellano de Jorge Capelán (Radio La Primerisima) | 19 mayo de 2015

La infraestructura moderna había pasado de largo por las montañas del norte de Nicaragua, así que la gente del lugar se hizo cargo por su cuenta del asunto


Ingenieros del grupo de electrificación rural ATDER-BL recorren una vía de acceso cerca de la planta hidroeléctrica El Bote, de 930 kilovatios, la más grande de 30 instalaciones de ese tipo que el grupo ha construido en el norte de Nicaragua.
En un camino de tierra, en las alturas de las montañas del norte de Nicaragua, un pequeño grupo de hombres y dos preciosos niños desenrollan cables eléctricos de la tina de una camioneta. Otros trabajadores blanden sus machetes contra las ramas de los árboles que cuelgan sobre sus cabezas. A lo largo de la cuneta ya limpiada de la carretera, otro grupo tensa un cable de un poste eléctrico recién plantado.

Las frondosas plantaciones de café siguen a lo largo del empinado camino, punteadas por chozas de madera en las que cerdos atados a estacas dan vueltas sobre el lodo. Carteles colgados afuera de las letrinas proclaman los nombres de organizaciones de ayuda internacional. Iglesias evangélicas construidas con bloques de cemento marcan hasta los grupos más pequeños de casas.

Esta extensión de la red de energía eléctrica dará servicio a unas 30 familias en el valle de San Ramón, a unos 200 kilómetros al noreste de Nicaragua. “Aquí siempre hemos vivido en la oscuridad,” dice Salvador González, un residente del valle y uno de los voluntarios para el grupo de linieros. Para el, la llegada de la electricidad significa un refrigerador y un gran salto adelante en su vida. “Voy a poder mantener fría mi gaseosa, algo de pollo, algo de carne, y voy a poder hacer posible,” dice. 

Campesinos cerca de San Miguel de Kilambé procesan frutos de café usando una máquina que funciona con una manivela. El acceso a la electricidad acelera esta tarea que demanda mucho trabajo.
La electrificación rural hace décadas que pasó por el hemisferio occidental, pero se le pasó por alto Nicaragua: La electricidad apenas llega a una tercera parte de los nicaragüenses del campo como González. La tasa de electrificación total del país de alrededor del 74 por ciento lo pone por delante de Haití y por detrás de todos los demás países del hemisferio.

No hay razones físicas para este tipo de pobreza. Nicaragua es un país húmedo, con vientos, con montañas, volcánico y tropical, es decir que es un candidato excelente para generar energía hidroeléctrica, eólica, geotérmica y solar. Sólo los estimados de su potencial geotérmico elevan las cifras de generación a varios miles de megavatios [PDF]; como referencia, la capacidad total instalada del país es de unos 1,410 megavatios.

En años recientes, las inversiones en proyectos de energía renovable se han disparado , gracias a generosas exenciones fiscales. Pero el petróleo importado sigue representando la mitad de la generación eléctrica del país.

El gobierno en Managua, bajo el idiosincrásico mando de Daniel Ortega, el sandinista que también condujo al país en la década de los 1980s, tiene un plan para aumentar la tasa de electrificación hasta el 85 por ciento en 2016. Pero los nicaragüenses en el valle de San Ramón y sus alrededores están cansados de esperar. Con la ayuda de un grupo local sin fines de lucro, los habitantes están llevando la electricidad a sus hogares por sus propios medios. La electricidad que González pronto disfrutará viene de una pequeña planta hidroeléctrica en el pueblo cercano de El Cuá. Y esa planta es parte de una rica herencia que comprende un pequeño acto de guerra, unos ingenieros tercos e idealistas, y una rara unidad entre gente fiera e independiente.

Es difícil imaginarlo hoy, pero hace 30 años Nicaragua era un hervidero internacional de revolución y campo de batalla internacional de la Guerra Fría entre los Estados Unidos y la Unión Soviética. Muchos nicaragüenses simpatizaban con el socialista Frente Sandinista de Liberación Nacional, que llegó al poder en 1979 luego de derrocar a la familia Somoza, apoyada por los EE.UU. Estas montañas tropicales fueron testigos de algunas de la batallas más duras entre las guerrillas de la Contra, apoyadas por los EE.UU. y las fuerzas nicaragüenses. Tras una década de guerra, murieron decenas de miles de nicaragüenses.





En 1987, soldados de la Contra mataron al ingeniero estadounidense. Benjamin Linder [foto de la izquierda, sentado] mientras estaba trabajando en una represa cerca del pueblo de San José de Bocay. Rebecca Leaf foto arriba, camisa a cuadros] retomó el trabajo de Linder, dirigiendo la construcción de la planta hidroeléctrica de San José de Bocay, de 185 kilovatios. Hoy, ella es directora de ATDER-BL.

En las afueras de la capital regional, Matagalpa, un camino lleva a las modestas oficinas de la Asociación de Trabajadores del Desarrollo Rural —Benjamin Linder (conocida por sus siglas en español, ATDER-BL). Benjamin Linder era un jóven ingeniero estadounidense que simpatizaba con el movimiento sandinista y vino a Nicaragua en 1983 para trabajar en proyectos de ingeniería. El primer proyecto de completó fue una planta hidroeléctrica de 100 kilovatios cerca de El Cuá.

Linder, trabajador, idealista y juguetón, entretenía a la gente del lugar montando en su monociclo por el pueblo y haciendo malabarismos al mismo tiempo, y a veces vistiéndose de payaso. En aquella época, El Cuá era un pueblo de unos 2,000 habitantes que no tenía electricidad, ni agua potable ni alcantarillado. A pesar de las dificultades logísticas de operar en una zona de guerra —las guerrillas de la contra minaron la carretera a El Cuá y frecuentemente tendían emboscadas— Linder supervisión la finalización de la planta de El Cuá en 1985, y en seguida comenzó a trabajar con otra planta.

Entonces, el 28 de abril de 1987, soldados de la contra atacaron y asesinaron a Linder y otros dos nicaragüenses que se llamaban Sergio Hernández y Pablo Rosales mientras trabajaban en el área de la nueva planta, cerca del pueblo de San José de Bocay. Linder, el único civil estadounidense que fue asesinado por la contra, tenía 27 años de edad. En 1988, la Sociedad IEEE sobre las Implicaciones Sociales de la Tecnología le otorgó póstumamente a Linder el Premio Carl Barus por su Servicio Extraordinario en el Interés Público, en reconocimiento a sus “esfuerzos valientes y altruistas para hacer el bien a la gente aplicando sus habilidades técnicas.”

Otros brazos continuaron la labor de Linder. Poco después de su muerte, su familia y amigos comenzaron a recolectar fondos para completar la planta, y los habitantes de Bocay aportaron su trabajo voluntario. Una colega de Linder, Rebecca Leaf, estaba trabajando en esa época para el Instituto Nicaragüense de Energía en Managua. La ingeniera, que se había graduado del MIT, dejó su trabajo con el gobierno para dirigir el diseño y la construcción de la planta de Bocay.

A veces, el avance de la obra de detenía, obstruido por un bloqueo comercial de los EE.UU. que limitaba el acceso a los repuestos. Aún después de los acuerdos de paz de 1990, grupos guerrilleros continuaron amenazando el área. Aún así, Leaf y su equipo completaron la planta hidroeléctrica de 185 kilovatios en 1994, y hoy en día las turbinas de Bocay y El Cuá continúan generando electricidad. 


Trabajadores locales construyen la presa que desde 1994 ha alimentado la planta de energía hidroeléctrica de San José de Bocay. Abajo, Abner Talen, de ATDER-BL’s y José Luís Olivas Flores, director de la ONG Aprodelbo [señalando], junto a la presa. 





Y 21 años después, Leaf todavía está aquí. Hoy en día ella es la directora de ATDER-BL, organización que fundó luego de la muerte de Linder, y vive en El Cuá, trabajando para la oficina local del grupo. La luz del sol baña el edificio azul de una sola planta, ubicada tras una cerca de malla de alambre justo a la orilla del único camino pavimentado del pueblo. Bandadas de pájaros en los árboles alrededor trinan y cantan, y un chirrido metálico sale del taller de maquinarias adyacente, uno de los primeros edificios en tener electricidad. Los visitantes entran, apretando entre sus manos los recibos de la luz.

Leaf sale de su oficina con los brazos cargados de mapas y cuadros que documentan el trabajo de la asociación. Habla suave, a pesar de la bulla. El proyecto de Bocay “nos dejó maquinistas, soldadores, albañiles, capataces, expertos en instalación de tuberías, y electricistas parcialmente entrenados” recuerda. Los trabajadores podrían haber regresado a sus trabajos ordinarios —agricultura, barbería, mantenimiento de la flota de jeeps soviéticos y buses escolares estadounidenses del pueblo. Leaf, también, podría haber encontrado trabajo en otro lugar.

Pero las personas de comunidades aledañas “vinieron buscándonos, diciendo que tenían un rio y que también querían tener una planta hidroeléctrica,” explica. Y así comenzó una campaña para conseguir donantes internacionales para financiar el proyecto. Había dinero —pero para sistemas de aguan potable, no para plantas hidroeléctricas. Y así, durante varios años, el grupo cambió a construir sistemas de agua potable, de los cuales la tubería básica no era muy diferente de la de las plantas hidroeléctricas que habían estado construyendo. “Con eso nos ganábamos el pan,” dice Leaf. 

Una Red en Crecimiento
 

ATDER-BL ha construido 30 plantas hidroeléctricas pequeñas y 225 kilómetros de líneas, lo que provee de electricidad a 40,000 personas.




A medida que se fue regando la noticia del trabajo de ATDER-BL, el grupo comenzó de nuevo a construir plantas hidroeléctricas, desde pico-plantas que generan apenas suficiente poder para cargar una batería de carro y alumbrar una escuela, hasta micro-plantas de 3 a 8 kilovatios que los agricultores locales pueden operar por su cuenta, hasta una planta de cerca de un megavatio y que hoy en día abastece a 4,000 hogares. En total, el grupo, que ahora tiene una plantilla de 40 trabajadores a tiempo completo, ha instalado cerca de 30 plantas hidroeléctricas pequeñas en toda la región. Además ha asesorado al Ministerio de Energía y Minas y al Programa de Desarrollo de las Naciones Unidas en otras decenas de plantas.

“El trabajo de ATDER-BL ha mejorado la calidad de vida de miles de nicaragüenses, desde niños de escuela hasta agricultores, con el apoyo y la ayuda de las comunidades locales,” dice Laurie Guevara-Stone, del Instituto de las Montañas Rocallosas, en Snowmass, Colorado, que ha trabajado con energías renovables en Nicaragua y otros países centroamericanos. “Su enfoque bien podría servir como un modelo para la electrificación rural en otras partes del mundo.”

A pesar de su reputación internacional, ATDER-BL nunca ha perdido su enfoque local. Igual que lo había hecho en El Cuá y Bocay, todavía depende grandemente en los trabajadores locales para la construcción de cada una de las nuevas plantas hidroeléctricas, explica el ingeniero eléctrico Abner Talen. La asociación le pide a cada familia que provea un voluntario para hacer el trabajo menos técnico: limpiar de ramas, poner los postes, tender cables o verter cemento. El equipo de ATDER-BL hace el resto.


El Poder del Pueblo: En cada lugar donde ATDER-BL construye una nueva planta hidroeléctrica, le pide a cada familia que aporte un voluntario para ayudar con el trabajo menos tecnificado: limpiar de ramas, poner los postes, tender cables o verter cemento. Aquí, trabajadores de ATDER-BL y voluntarios locales acarrean y luego instalan una micro-turbina de 25 kilovatios que sera usada en una planta no dependiente de la red en Valle Los Condega. Esa planta ahora de la energía a tres pueblos pequeños. 


“La gente tiene que estar dispuesta a trabajar,” dice Talen. “Tienen que hacer suyo el proyecto.” Muchos otros esfuerzos de desarrollo bienintencionados no siguen este enfoque— y fracasan, agrega. “Hay muchas experiencias en las que a la población se les dio todo y no le dieron la importancia que deberían haberle dado.”

Una de las plantas hidroeléctricas mas pequeñas de ATDER-BL es un sistema de 2 kilovatios propiedad de un agricultor cafetalero llamado Martín Rivera y sus vecinos, que además lo operan. Su casa está enclavada en una exuberante pendiente rodeada de arbustos cargados de frutos de café rojos y maduros. Hace varios años ATDER-BL lo asesoro a el y a sus vecinos cuando instalaron su planta. Ahora, el generador zumba en una caseta del tamaño de un armario cuesta abajo de la finca de Rivera. Río arriba, una minúscula represa escondida en el monte espeso captura el agua para mover la pequeña turbina de rueda Pelton.

Hace 20 años, River jamas habría trabajado con un grupo como ATDER-BL. Él peleó del lado de los contras, y durante lo más duro de la guerra, envió a su hijo Álvaro al llano a estudiar. Al terminar la guerra, Rivera regresó a la agricultura. Y su hijo, que había conseguido un diploma de ingeniero agrícola, comenzó a trabajar para ATDER-BL. 

Rural Watts: La planta más grande de ATDER-BL hasta la fecha es la instalación de 930 kilovatios cerca de El Bote [arriba], que general unos 5.8 gigavatios-hora al año. Para garantizar un flujo constante de agua para sus plantas hidroeléctricas, ATDER-BL se ha involucrado en la conservación de las fuentes de agua. Abajo, los ingenieros Abner Talen a Boanerge Rocha Moreno inspeccionan la planta de El Bote.


Sistemas micro-hidroeléctricos como el de Rivera funcionan a toda capacidad sólo cuando hay suficiente lluvia. En épocas más secas, generan menos poder o no generan del todo. Pero las instalaciones nuevas, más grandes, necesitan operar continuamente y venden su exceso de electricidad a la red para recuperar sus costos de inversión, dice Leaf. El costo de materiales como el cobre se ha disparado, y la cada vez mayor automatización de los sistemas de control de las plantas, que dependen de componentes más caros y de software, también han elevado los costos.

Garantizar un abastecimiento continuo de agua para sus plantas hidroeléctricas ha sido un reto para ATDER-BL, y ha impulsado a sus ingenieros hacia un terreno no previsto inicialmente: la conservación de las fuentes de agua. En este sentido, el proyecto más grande de la asociación hasta la fecha, ubicado al pie de una escarpada y pedregosa corriente cerca del pueblito de El Bote, presentó un reto espinoso.
Solo Conectar: Un linero de ATDER-BL tiende una nueva línea en el valle de San Ramón, unos 200 kilómetros al noreste de Managua. Esta extensión de la red regional abastecerá a unos 30 hogares.

La planta de 930 kilovatios se completó en 2008 y fue financiada en parte con un préstamo de 1.3 millones de dólares del Banco Mundial y 400,000 dólares de la ONG Green Empowerment, con sede en Portland, Oregon. (Green Empowerment, fundada por amigos y vecinos de la familia de Ben Linder, le ha brindado a ATDER-BL asistencia técnica, organizativa y financiera desde 1997.) La planta de El Bote ahora genera unos 5.8 gigavatios-horas al año, suficiente para abastecer 6,000 hogares en la región. Y la comunidad local prospera. “El Bote es un pueblito de solo 95 casas,” dice Leaf, “pero tan pronto como hubo electricidad, comenzaron a aumentar los años de escolaridad... y graduaron a sus primeros bachilleres hace unos tres años.”

Pero mientras la construcción de la planta se empezaba a encaminar en 2002, los alrededores comenzaron a cambiar —para peor. En su primer visita a la Reserva de la Biosfera de Bosawás, al noreste de El Bote, Leaf recuerda: “Parecía un lugar para una película de Tarzán, con lianas colgando de los árboles a la orilla del río y bandadas de loras rojas volando encima de nuestras cabezas, los monos llamando de los árboles aledaños arrojándonos cosas.” Pero en los bordes de la montaña, dice, “vimos bosque virgen ardiendo". Era la tala y la quema de la gente pobre necesitada de establecer su agricultura.”

Ese tipo de limpieza con todo de la tierra es mala para la energía hidroeléctrica. Los campos de maíz y frijol, que plantan los campesinos más pobres porque ofrecen un retorno rápido a las inversiones, son propensos a causar erosión del suelo. Durante la temporada lluviosa, el sedimento es lavado de las tierras agrícolas deforestadas, tapa las corrientes de agua, trastoca las represas, traba los generadores hidroeléctricos. Y sin la sombra de los árboles, los lechos de los ríos se secan.

Alguien tenía que asegurar que la región tenga suficiente agua para alimentar sus plantas hidroeléctricas, y esa persona resultó ser Boanerge Rocha Moreno. El ingeniero agrícola está parado en la intersección de dos caminos de tierra, donde casas de madera de una sola habitación soportan en sus techos platos de satélites. Tiene puesta una gorra de los Medias Rojas de Boston, una camiseta inmaculadamente blanca, pantalones vaqueros y botas de hule.

“Cuando vine a El Bote por primera vez, esto era tierra pelada. No habían árboles,” dice, mientras se mete en la resplandecientemente nueva Toyota Hilux de la asociación. La camioneta esquiva charcos y vadea corrientes de agua, y Rocha señala a un costado del camino, que ha sido plantado con un pasto amarillo-verdoso que ayuda a retener el suelo. El plantar café también ayuda, dice. Aunque tome más tiempo en madurar que el maíz o los frijoles, el café puede crecer en la sombra de los árboles que protegen mejor el suelo de los parteaguas. Y dado que el café se vende a un mayor precio, los campesinos pueden darse el lujo reforestar parches de tierra en sus fincas. ATDER-BL ha comprado unas 800 hectáreas de bosque rio arriba de las plantas de El Bote y Bocay y ha supervisado la plantación de miles de árboles.

“Tratamos de informarle a la gente de que tenemos que cuidar el bosque, de que el agua depende del bosque, y de que el agua es vida,” dice Rocha.

Ese mensaje está cayéndole de a poco a los campesinos, que lo han recibido con grados muy variados de entusiasmo. Uno de los más apasionados es Luís Euxebio Irías Calderón. Cultiva en un valle tan abrupto que los caballos se mueven más rápido que los vehículos a motor, y además es el operador a medio tiempo de la la microplanta hidroeléctrica cercana. La sonrisa de Irías brilla de oro cuando él se ofrece para cantar una canción que compuso para la reciente inauguración de la planta en el valle de los Olivas. 



Himno a la Energía: Luís Euxebio Irías Calderón cultiva en el Valle Los Olivas y además es el operador a medio tiempo de una microplanta hidroeléctrica fuera de red del lugar. Se emocionó tanto por la llegada de la energía eléctrica que compuso una canción sobre el tema, la que cantó en la inauguración de la planta.

“La canción está un poco tosca dado que no tenemos guitarra,” dice Irías, antes de empezar a cantar a voz en cuello la balada: “El ingeniero Rosales / Fue el que ideó el plan / De traer el proyecto / Al Valle de Los Olivas.” A media canción, llega a la parte en la que dice “Tengo que plantar árboles / Por todo el potrero / Para que mañana / Estemos preparados.”

El ingeniero en la canción de Irías es Félix Rosales, el enérgico y joven jefe de proyectos de ATDER-BL y protegido de Leaf. De pie a unos pasos, Rosales sonríe mientras Irías canturrea. Graduado de la Universidad Nacional de Ingeniería de Managua, Rosales habla de los potentes anillos sobre el agua que emanan de los proyectos de electrificación: La disponibilidad de energía eléctrica atrae trabajadores cualificados a la región —profesores de secundaria, doctores, comerciantes, todos los cuales tienen ingresos disponibles para pagar por más bienes y servicios.

Esto es lo que ha ocurrido en los pueblos de la montaña que ATDER-BL ha ayudado a electrificar. No son más lugares de los que los padres sacan a sus hijos, estos pueblos están creciendo, y la gente, habiendo aguantado años de privaciones y violencia, está esperanzada.

Pero todavía hay trabajo que hacer, dice Leaf. El interconectar la red eléctrica regional de El Cuá a la red nacional es algo que ha planteado retos técnicos. “El punto más cercano para el sistema interconectado era un circuito rural decrépito de la distribuidora norte de Nicaragua, Disnorte, con cables conductores remendados y aislantes de porcelana con fisuras,” dice Leaf. El voltaje poco fiable de la línea a menudo obliga a los generadores de las plantas hidroeléctricas a desconectarse, dañando los principales interruptores de los circuitos y los interruptores de los transformadores. De su propia bolsa, ATDER-BL instalo un sistema de supervisión, control y recolección de datos (SCADA) para ayudar a enfrentar el problema y ayudar a que las plantas rápidamente se vuelvan a reconectar tras cada evento de ese tipo.

“Para Disnorte, solo se trata de otro circuito rural de gente pobre,” dice Leaf. “Para nosotros, es vital para todo lo que estamos haciendo.”

Mientras tanto, en San José de Bocay, la población ha estado creciendo un 8 por ciento cada año. “Hay una gran demanda por el servicio eléctrico y por los servicios básicos,” dice José Luís Olivas Flores, a quien Leaf reclutó para que dirija Aprodelbo, una ONG del lugar que opera la planta y la red local. “Ahora tenemos teléfonos celulares, cibercafés, televisión de cable. Podríamos decir que se no ha abierto la ventana al mundo por tener electricidad.” La planta de 185 kilovatios que ATDER-BL completó en 1994 ya no puede abastecer a los 1,500 hogares, fincas, pequeños negocios, escuelas, iglesias, estaciones de gasolina y a la oficina del gobierno municipal. Ahora se está hablando de construir una planta hidroeléctrica de 820 kilovatios, dice.

ATDER-BL también debe luchar con las regulaciones eléctricas nacionales que le permiten a Disnorte cobrarle a la asociación tarifas de minorista por la electricidad, pero que al comprar energía de ATDER-BL le paga a los precios mas bajos de mayorista. Nicaragua esta en proceso de reformar sus leyes de energía renovable, y Leaf y su equipo están haciendo cabildeo entre los legisladores para lograr un arreglo más equitativo.

Leaf podrá hablar suavemente, pero le ha ayudado a toda la región a hablar por sí misma. Y a cantar. Irías se ríe al llegar al fin de la canción: “Y con esta me despido / Perdónenme por cantar mal / Tengo que atender el proyecto / Que tanto nos ha costado.”

Este artículo originalmente fue publicado en la Revista Spectrum de la IEEE en Abril del 2015 “How Nicaraguan Villagers Built Their Own Electric Grid”

Sobre el autor

Lucas Laursen es un periodista freelance radicado en Madrid. Para escribir este artículo él viajó a Nicaragua y visitó una serie de pequeñas plantas hidroeléctricas en las montañas del norte del país. “Estaba preparado para escuchar loas al proyecto de energía eléctrica,” dice Laursen, “pero no estaba preparado para encontrarme con un operador que irrumpe en canto ante la llegada de la electricidad.”

domingo, 30 de agosto de 2015

Romeva: "La independencia es la única alternativa a un Estado que nos ahoga"

Afirma que Catalunya se encuentra "dentro de un pozo" debido a las "dinámicas" y políticas de los diferente gobiernos del PSOE y del PP


La Vanguardia, 22 de Agosto 2015
http://www.lavanguardia.com/politica/20150822/54435965326/romeva-independencia-unica-alternativa.html


Romeva durante una entrevista con la agencia Efe Efe
Barcelona, (Efe).- El cabeza de lista de Junts pel Sí, Raül Romeva, ha afirmado este sábado que la independencia es la única alternativa ante un PP y un PSOE que "ahogan" a Catalunya en "un pozo" y frente a la "demofobia" del Estado, por lo que ha reclamado una mayoría "incontestable" en las elecciones del 27 de septiembre.

En una entrevista con Efe, Romeva ha alertado de que Catalunya se encuentra "dentro de un pozo" debido a las "dinámicas" y políticas de los diferente gobiernos del PSOE y del PP, un "pozo" del que el Estado "no nos sacará, al contrario, lo que quieren es poner agua dentro de este pozo para que nos acabemos ahogando".

En este contexto, Romeva ha destacado que la independencia de Catalunya es la única "alternativa" a la situación actual, y ha situado a su candidatura, Junts pel Sí, como la "manera para salir de este pozo lo más rápido posible".
Por ello, el cabeza de lista ha reclamado un mandato democrático "claro" y una mayoría "amplia" e "incontestable" en las elecciones autonómicas del 27 de septiembre, unos comicios marcados por la "excepcionalidad" tras la negativa del Estado a permitir la celebración de un referéndum de autodeterminación debido a la "demofobia (fobia a la democracia) de las instituciones españolas".

Según Romeva, una mayoría "amplia y cómoda" permitiría al Govern impulsar con "menos dificultades" el proceso de "desconexión" del Estado, además de dar un mensaje "claro" y "fundamental" a la Unión Europea de que el "problema no lo tenemos en Catalunya, sino en el bloqueo democrático español, que es lo que algunos llamamos demofobia institucional del Estado".

Preguntado por la polémica de si el apoyo a la independencia en las elecciones del 27 debe contarse en escaños o en votos, ha argumentado que el nuevo Govern que salga de las urnas tiene la "legitimidad" para aplicar el programa electoral con el que se ha presentado, aunque ha insistido en pedir una "mayoría incontestable".

El programa electoral de Junts pel Sí, ha explicado su cabeza de lista, concreta la hoja de ruta hacia la independencia tras las catalanas del 27 de septiembre, además de medidas para garantizar, por un lado, la "seguridad jurídica" durante todo el proceso y, por otro, la prestación de los servicios sociales.

Romeva ha reconocido que Junts pel Sí es una candidatura que aúna diferentes sensibilidades que obliga a consensuar políticas como las sociales, pero que todos ellos comparten la necesidad de "superar el marco actual". "Podemos estar permanentemente y continuamente discutiendo sobre cómo gestionamos la autonomía, es decir las migajas, o podemos dar colectivamente un paso adelante, y esto es en lo que coincidimos en la lista de Junts pel Sí", ha dicho Romeva, que ha sido preguntado sobre las políticas económicas y sociales del Govern de Artur Mas, que ocupa el cuarto puesto de la lista independentista. "Tenemos la convicción (los miembros de la lista) de que la cuestión es que o bien superamos el marco actual o no habrá ni tú o yo", ha apostillado el cabeza de lista de Junts pel Sí.

En este sentido, Romeva ha agregado que una vez culminado el proceso constituyente será el momento en el que los diferentes partidos y sensibilidades que ahora configuran la candidatura de Junts pel Sí podrán confrontar sus respectivos modelos, que tienen una connotación ideológica, como en "cualquier país normal".

Romeva ha concretado que tras las elecciones y, en el caso de que gane su candidatura, habrá una "declaración solemne" en el Parlament en favor del proceso de independencia y la configuración del nuevo Govern "comprometido" en la construcción de un marco jurídico e institucional, es decir las llamadas estructuras de Estado y en el mantenimiento del Estado del bienestar.

Posteriormente, ha proseguido, se iniciará el proceso constituyente para la redacción de la Constitución catalana, mediante un proceso participativo, y después se convocarían nuevas elecciones para validar en las urnas el texto, que debe dar "respuesta" a los nuevos retos del siglo XXI y que podría ser, a su juicio, un ejemplo para "modernizar" la Carta Magna española.


jueves, 27 de agosto de 2015

Tomás Fábregas, un independentista santcugatense en el Comité Central de Milicias Antifascistas


Publicado el 15 de julio 2013 by josefernandomota
http://historiasantcugat.wordpress.com/2013/07/15/tomas-fabregas/


Seguramente el santcugatense que tuvo un cargo de responsabilidad más alto durante la Guerra Civil fue Tomás Fábregas Valls.

Según informes policiales de la posguerra Tomás Fábregas nació en el seno de una familia acomodada de dicha localidad [Sant Cugat], ya que sus progenitores eran Propietarios de fincas rústicas y urbanas. Concretamente nació un 29 de abril de 1904 y efectivamente en el seno de una familia acomodada, conocida como Can Catalán y arraigada en el pueblo desde el siglo XVII. De hecho, heredaba el nombre de su abuelo Tomás Fábregas Pons, propietario agrícola y cabo del Somatén, que había sido nombrado alcalde en 1869, a raíz del levantamiento federal de septiembre-octubre.

De joven trabajó en la FECSA. Gran aficionado al fútbol, deporte que practicó en Sant Cugat Sport Fútbol Club y el Club Deportivo Sabadell, será uno de los fundadores de la peña local del RCD Español en 1929, a pesar de su militancia catalanista. Llamado al servicio militar en 1925, llegaría a suboficial de ingenieros.
Fábregas en el servicio militar
http://www.cafonseca.com




Tomás Fábregas pronto entrará en política. Formará parte de la decena de fundadores de la agrupación de Acción Catalana de Sant Cugat en abril de 1930. De cara a las elecciones municipales, convocadas para abril de 1931, Acción Catalana rechazó ir con coalición con los republicanos federales y presentó candidatura propia, aunque sólo para minorías.

Tomás Fábregas participó activamente en la campaña electoral y será uno de los oradores del mitin central. En estas elecciones Acción Catalana no obtuvo ningún concejal, aunque una vez proclamada la República y formado el Ayuntamiento revolucionario, dominado por los federales, estos les dejarán cuatro lugares para minorías. Pronto sería elegido secretario de la agrupación local del partido catalanista. Acción Catalana Republicana (ACR), nueva denominación del partido, tendrá en Sant Cugat un tono más diestro que en Barcelona. Así, por ejemplo, en las municipales de 1934 se presentaron a las elecciones en coalición con la Liga, a diferencia de lo que el partido hizo en Barcelona y la mayoría de Cataluña donde fue coaligado con ERC.

Serán militantes de Acción Catalana los que, sin abandonar el partido, fundan en Sant Cugat en julio de 1932 un comité local de la Agrupación Nacionalista " Nosotros Sólo “, una organización claramente independentista. Tomás Fábregas figurará como secretario.

Fábregas, con sus compañeros de Nosotros Solos, participará activamente en los hechos de octubre de 1934. A raíz de esta actuación será detenido, acusado de haber asaltado el cuartel de los carabineros y de haber incitado a los sublevados a bajar a Barcelona.

Pero su momento estelar llegará el 19 de julio de 1936. Parece que Tomás Fábregas se encontraba aquella noche en Barcelona y se unió a los civiles que luchar contra los militares sublevados. Eso, y haber llegado a suboficial durante el servicio militar, el servirán de presentación para convertirse en miembro del Comité Central de Milicias Antifascistas de Cataluña (CCMA). 


El escritor Max Aub, que tal vez lo conoció en el exilio mexicano, ha dejado una descripción novelada a su obra Campo abierto:

A las cuatro ya estaba en la Generalidad. Allí estuve unas cuantas horas, Mientras los Partidos tomaban El acuerdo de formar el Comité Central de las Milicias Antifascistas de Cataluña. Me encuentro con Tomás Fábregas, yo le conocía del Partido, pero no tenía Mucha Relación con El (...) Fábregas venía de San Cugat, fue el local del Partido, y, al encontrarlo cerrado se vino a la Generalidad: a ver qué pasaba. Llegó Torrens [José Torrents], el de los Rabassaires y nos fuimos al Gobierno Civil. Nos dieron un papelito y allí nos tenías, sentados en una esquina, esperando. Hasta que sale García Oliver - ¿Qué haces aquí?


- Pues mira, aquí estamos los de Acción Catalana y éste de los Rabassaires.

- Bueno, esperad.(...) Se discutíamos dónde podíamos meternos (...)
El comandante Guarner nos indica la Escuela de Náutica. Allí fuimos: en la Plaza Palacio.
Entraban los tiros como Pedro por apoyo casa...(...)Nombramos diferentes comisiones. (...) Y a nosotros nos tocó las Patrullas de control: Fábregas por los Partidos Republicanos, Asens por la CNT ,y Salvador González por la UGT.


No será hasta el 21 de julio que este Comité unitario de partidos y sindicatos se cree oficialmente. Tomás Fábregas figura como miembro en representación de ACR y otros partidos republicanos menores como los federales o los azañistas del Partido Republicano de Izquierdas. Junto con el cenetista José Asens, se le nombró para el Secretariado de las Patrullas de Control. Como miembro del CCMA será uno de los firmantes de las actas de ejecución de diferentes militares sublevados que habían sido condenados a muerte, como los generales Goded y Álvaro Fernández Burriel o el capitán López Varela. 

Reunión del Comité Central de Milicias Antifascistas de Cataluña

Una vez disuelto el CCMA en octubre de 1936, Fábregas seguirá de representante de ACR y los otros pequeños partidos republicanos en la nueva Junta de Seguridad Interior de Cataluña (JSI) , que venía a sustituir al Comité . Dentro de la JSI pasó a dirigir la Sección de Patrullas de Control, donde sería también uno de los componentes del Departamento de Investigación. Fábregas tenía su despacho en la sede de la Secretaría General de las Patrullas en la Gran Vía de las Cortes Catalanas 617. Además en este tiempo realizó diferentes viajes al extranjero, seguramente para comprar armamento. También sería el encargado por la JSI de realizar un informe sobre los luctuosos hechos de la Fatarella.

Algunos de sus compañeros en el CCMA y la JSI nos han dejado testimonio de su actuación. Joan García Oliver, representante por la CNT, en sus memorias El eco de los pasos dice de él que nadie lo conocía tanto. Pero Tomas Fábregas resultó ser una persona de facultades excepcionales, fue propuesto, con José Asens, para la organización de las Patrullas de Control, aceptó el cargo y lo desempeño bien (...) se comportó como si fuera un representante confederal. Rafael Vidiella, del PSUC, en un informe de los años cincuenta afirma cada partido y Organización en mayor o menor escala, hacia el trabajo policíaco miedo apoyo Cuenta ¡Hasta el blandengue y timorato partido de Acción Catalana, cuyo representante, llamado Fábregas "se llevaba el aceite" , como decimos los catalanes, es decir, se las sacaba. No tenía nada que envidiar a la FAI. En cambio, Joan Pons guirnaldas, de ERC, en su testimonio Un republicano entre fascistas hace un elogio de su tarea y afirma que es cierto, pues, que hicieron expolios, incautaciones y detenciones, pero también tengo que decir que Tomás Fábregas fue de los hombres que entregó más valores a la Generalitat.
.
A pesar de que se había trasladado a vivir Barcelona continúa muy vinculado a Sant Cugat. Desde su cargo posibilitó la entrada de santcugatenses a las Patrullas de Control, sobre todo de sus compañeros de militancia. Y también desde su lugar ayudaría diestros locales perseguidos. Según informaba el alcalde franquista de Sant Cugat en 1964 en esta villa no hizo nada malo y con seguridad que saldrían personas a quién favoreció mediante consejos anticipados y aun salvando vidas.

La JSI sería sustituida en marzo de 1937 por el Consejo de Seguridad de Cataluña, donde no había representantes de ACR, partido que por otra parte se había desentendido de la actuación de Fábregas en la JSI, afirmando que ya no los representaba. Seguramente dejó el partido. Además, en junio del mismo año la Generalitat disolvió las Patrullas de Control.

Así que en septiembre de 1937 Tomas Fábregas ingresa en el ejército republicano como suboficial de complemento del Cuerpo de Ingenieros. En junio de 1938 es destinado al Cuadro Eventual del Ejército del Este. Como había desaparecido la categoría de suboficial de complemento se lo asimila a teniente del mismo Cuerpo.

Tras la derrota en la Batalla de Cataluña pasó a Francia. Parece que estuvo poco tiempo en los campos de concentración preparados por los franceses por los exiliados españoles.

Pronto consiguió llegar con su familia a París. Seguramente gracias a sus conocimientos con Artemi Aiguader, antiguo consejero de Seguridad Interior, su hermano Jaume Aiguader, representante de ERC en el Servicio de Evacuación de Refugiados Españoles, lo propondrá para embarcar, junto con su familia, en el barco Ipanema hacia México. El Ipanema partió de Burdeos el 13 de junio de 1939 con 998 exiliados españoles a bordo, la mayoría cargos políticos y sindicales, llegando al puerto mexicano de Veracruz el 7 de julio de 1939.
Tomás Fábregas en la ficha de entrada en México (1939)
http://pares.mcu.es/MovimientosMigratorios

En el exilio mexicano vivió primero en Michoacán pasando más tarde a residir en la capital, México DF, Fábregas sacaría provecho de sus conocimientos futbolísticos y llegaría a ser entrenador de equipos de la primera y segunda división mexicana como el Club Deportivo Irapuato, el Deportivo Toluca o CD Monarcas Morelia.

En noviembre de 1964 pidió a las autoridades franquistas autorización para retornar a Sant Cugat, pero la Comisión Dictaminadora de Repatriación de exiliados lo negó tras recibir unos informes desfavorables de la Guardia Civil y la policía sobre su actuación durante la Guerra civil.

Tomás Fábregas Valls moriría en México D.F. el 6 de septiembre de 1969. 



Autor 

José Fernando Mota Muñoz

Es licenciado de historia de la Universidad Autonoma de Barcelona (UAB), y diplomado en Biblioteeconomia y Documentación por la Universidad de Barcelona (UB) con premio extraordinario.

Es autor de La República, la guerra i el primer franquisme a Sant Cugat del Vallès, 1931-1941 (2001) i “Mis manos, mi capital”: els treballadors de la construcció, les CCOO i l’organització de la protesta a la Gran Barcelona, 1964-1978 (2010). Tambien es co-autor de Història gràfica de la Tenería Moderna Franco-Española (1999), Topcat 1963-1977: l’antifranquisme català davant el Tribunal de Orden Público (2010); La muerte del espía con bragas: falangistas, policías, militares y agentes secretos en la Barcelona de posguerra (2013) i “Cuellos blancos”, de empleados a trabajadores : el movimiento sindical de banca y ahorro en Barcelona, 1957-1980 (2013). Tambien a publicado articulos sobre cuestiones arxivístiques, de historia del movimiento obrero sobre el franquismo y sobre la extrema derecha en los años treinta en las revistas Lligall, Historia, trabajo y sociedad e Historia y política.






La cogeneración: una solución para reducir nuestros costos de producción

 


Articulo para la Revista Xignux del 6 de julio, 2015


Cuando hablamos de cogeneración hacemos referencia a un proceso en el cual se produce al mismo tiempo electricidad y energía térmica, partiendo de una sola fuente primaria de combustible como el gas. Este sistema reduce notablemente el costo de la energía eléctrica, así como los costos de producción.

Las plantas necesarias para la cogeneración pueden ser instaladas en diversos tipos de industrias, de mayor o menor escala; no sólo industrias como la química, minera y maderera; sino también otras de índole diversa como la papelera, alimenticia, cerámica, depuradora, automotriz, y otras.

Estos sistemas de producción de electricidad traen grandes beneficios para la industria. Por ejemplo, mejor estabilidad y confiabilidad del sistema eléctrico, ya que es producido en casa. Asimismo, no es necesario que la energía recorra grandes distancias a través de las líneas de transmisión, ya que existe una reducción de pérdidas por la cercanía de la fuente energética.

Una de las mayores ventajas de este proceso es la capacidad ahorrativa que le confiere al productor, ya que en el proceso se utilizan tanto la electricidad como el calor que resultan de la cogeneración. Así, laqelectricidad sobrante del proceso es vendida a la red nacional, obteniendo un ingreso adicional gracias a la apertura del mercado mexicano que significó la reforma energética.


Schrader Camargo, en consorcio con la empresa española de ingeniería SENER, construyó un proyecto completo de cogeneración para la empresa Terestalatos, del grupo Alfa de Monterrey, en Cosoleacaque, Veracruz. Este proyecto significó tanto la elaboración de toda la ingeniería así como la construcción de las obras civiles; la compra, adquisición e instalación de todos los equipos, incluyendo su puesta en marcha, así como la capacitación del personal.


Los transformadores principales fueron fabricados por PROLEC-GE y los cables instalados de media y baja tensión fueron suministrados por VIAKABLE, ambas empresas del grupo. La envergadura del proyecto significó la construcción de una planta con capacidad de producción de 47 MW
[1] por cada turbina de gas (2) y una producción de 130 t/h[2] de vapor para el proceso de su planta industrial.


Para poder vender el excedente de electricidad que producía la planta, se construyeron dos subestaciones encapsuladas tipo GIS y una línea de transmisión de 2.5 km que conectara el proyecto al sistema de transmisión en 115kV
[3] de CFE (Comisión Federal de Electricidad). Además, se instalaron dos recuperadores de vapor, una turbina de vapor de 2.5 MW, una planta de tratamiento de agua y una estación reductora de gas.


La planta inició su construcción el 31 de Julio del 2012 y fue entregada para operación comercial el 10 de Diciembre del 2014.


Carlos Fonseca Fábregas
Director de Operaciones
Schrader Camargo México



[1] Megavatios
[2] Toneladas/hora de vapor
[3] Kilovoltios
 


Adiós a los hombrecillos verdes



Texto de Cristina Sáez 23/08/2015
http://www.magazinedigital.com/historias/reportajes/adios-los-hombrecillos-verdes

 ¿Hay alguien ahí afuera? Cuesta pensar que la Tierra sea un mero accidente, fruto de una casualidad única. Ahora parece que la respuesta a esta pregunta recurrente podría estar más cerca que nunca en la historia de la humanidad, porque en ningún momento antes se había dispuesto de recursos tecnológicos tan potentes para observar y explorar el espacio. La ciencia ha reformulado su enfoque y hoy busca moléculas y microorganismos, no marcianos ni aliens.

"Existen dos posibilidades: que estemos solos en el universo o que no lo estemos. Las dos son igual de aterradoras", resolvía el escritor de ciencia ficción Arthur C. Clarke, autor de la conocida novela y luego película, dirigida por Stanley Kubrick, 2001: una odisea del espacio.

Desde la época de los filósofos griegos, o quizás antes, cada vez que al caer la noche un manto de bellos puntos titilantes arropaba la Tierra, los seres humanos nos hemos preguntado si nuestro planeta es el único mundo de todos los mundos posibles. Y quizás ahora, tras décadas espiando a nuestros vecinos de galaxia, estemos cerca por primera vez en la historia de la humanidad de averiguar la respuesta a esa cuestión.


  En la exploración del universo, una de las incógnitas es si sabríamos reconocer un organismo como vida si no se parece a nada de lo que conocemos 

    "La exploración espacial y las observaciones realizadas desde la Tierra han enseñado que en las regiones donde nacen las estrellas hay una gran riqueza de moléculas orgánicas y de astroquímica, de la que se conocen muchos detalles. Y ahora es el momento de aplicar todos esos conocimientos y los que proporciona la astronomía para buscar trazas de vida en otros lugares", considera Benjamín Montesinos, uno de los investigadores del Centro de Astrobiología (CAB, CSIC-INTA).

Aunque esta vida, para desilusión de muchos, no es del tipo que la ciencia ficción lleva décadas presentándonos –nada de humanoides verdes ni de seres cabezudos de ojos saltones que llegan a la Tierra a bordo de platillos volantes–, sino microscópica, bacteriana, de microorganismos invisibles al ojo humano, adaptados a vivir en condiciones extremas. Hallarlos permitiría demostrar que otros mundos son posibles. Y esa sería una enorme noticia.

¿Qué es vida?

    Resulta difícil establecer con claridad el momento en que este ámbito dejó de ser propio de la ciencia ficción y se convirtió en una cuestión de estudio científico. Seguramente, un episodio crucial en ese proceso fue la reunión que en 1961 mantuvieron un grupo de astrónomos, químicos, biólogos e ingenieros, entre los que figuraba el joven cosmólogo Carl Sagan. El encuentro, convocado por un radioastrónomo estadounidense llamado Frank Drake, llevaba por título "Búsqueda de vida extraterrestre", un tema tabú entonces en la ciencia. Aquellos investigadores comenzaron ese día a discutir y a sentar las bases de lo que hoy se denomina astrobiología, la disciplina científica que estudia la vida más allá de la Tierra.

Desde entonces, existen numerosos programas de investigación centrados en este ámbito. La Agencia Espacial Europea (ESA), por ejemplo, sólo en la primera década de este siglo ha enviado diversas misiones de exploración del sistema solar, como la Mars Express o la Venus Express, que han ayudado a determinar las condiciones de habitabilidad, pasadas, presentes e incluso futuras de los planetas vecinos.

  Las exploraciones apuntan que en nuestra galaxia existen al menos 20.000 millones de planetas de tipo terrestre que orbitan ni muy lejos ni demasiado cerca de su sol y que hay algunas probabilidades de que tengan agua 
    "Y la archipopular sonda espacial Rosetta ha permitido esclarecer si los océanos terrestres pudieron ser alimentados por impactos de cometas en la superficie del planeta. O en qué medida los materiales orgánicos que encontramos en esos cometas se parecen a los constituyentes básicos de la vida tal y como la conocemos aquí en la Tierra", señala Pedro García-Lario, director del Observatorio Espacial Herschel de la ESA.

Y aunque parece un sinsentido, el primer problema con que deben lidiar esas y otras misiones es con algo tan básico como la propia definición de vida. ¿Qué quiere decir que algo está vivo? ¿Sabremos reconocer un organismo si no se parece a nada de lo que conocemos? ¿Se atreve usted, lector, lectora, a intentar definirla?

"Hace un tiempo, la agencia espacial norteamericana (NASA) propuso una lista de características para considerar que algo tenía vida: debía ser un sistema químico autosuficiente, capaz de replicarse y de llevar a cabo evolución darwiniana, esto es que debe evolucionar y adaptarse, reproducirse y transmitir herencia genética", explica Ignasi Ribas, investigador del Instituto de Ciencias del Espacio (CSIC-IEEC), que apostilla: "Ahora bien, a veces doy charlas en colegios y con los chavales hacemos broma porque, según esta definición, una mula no es un ser vivo mientras que una llama de fuego, sí".
No sólo la definición es controvertida, también los ingredientes básicos generan debate. Los biólogos parecen estar de acuerdo en que el carbono y el agua son los dos componentes indispensables. Sin ellos, aseguran, no hay vida. O al menos no como la conocemos en la Tierra. Esos elementos son también los más abundantes en el universo, por lo que parece lógico que si hay vida más allá de la Tierra también esté basada en una química similar a la nuestra.

Extremófilos

    Ahora bien, ¿y si hay más posibilidades? El estudio de algunos microorganismos terrícolas que consiguen sobrevivir en condiciones sumamente extremas, los llamados extremófilos, también podría aportar muchas pistas. Se descubrieron en la década de los años 70, en los chorros de agua hirviendo que brotan de las dorsales oceánicas (elevaciones submarinas situadas en la parte central de los océanos). Desde entonces se han descubierto más en lugares tan inhóspitos como salinas, desiertos, lagos helados o cuevas con gases tóxicos.
"Un ejemplo es la bacteria Deinococcus radiodurans: puede sobrevivir en ambientes fríos, a la deshidratación, en el vacío, en un medio ácido, y aguantar sin inmutarse dosis de radiación 1.000 veces mayores de las que matarían a un humano, por lo que se la conoce como un ser poliextremófilo y ha sido catalogada como la bacteria más resistente conocida", comenta Montesinos, quien explica que desde hace años, astro biólogos del CAB investigan este tipo de extremófilos en un río costero de Huelva, llamado Tinto.

Sus aguas son rojizas y muy ácidas, con un alto contenido en metales pesados como cobre o cadmio y en cambio un contenido bajo en oxígeno. Y sin embargo, existen microorganismos que subsisten alimentándose de esos minerales y generando, como producto de desecho, ácido sulfúrico y hierro oxidado. Y lo más sorprendente es que no están solos, también se han hallado algunas especies de algas y hongos.

Ahora bien, en la Tierra se pueden tomar muestras y analizarlas para rastrear señales de vida, pero ¿y en otros planetas? Víctor Parro, microbiólogo investigador del CAB, trabaja desde el 2001 en el desarrollo de un instrumento al que han llamado Signs Of Life Detector o detector de signos de vida (Solid) que pretende resolver justamente esa cuestión. Ha de servir para detectar microorganismos y compuestos bioquímicos analizando muestras del suelo, rocas, hielo molido o incluso líquidos extraterrestres en otros cuerpos celestes.

"El corazón de Solid es un biochip que contiene más de 300 anticuerpos y que llamamos Life Chip Detector (chip detector de vida)", explica este científico. Este instrumento toma una muestra de un gramo de la que extrae el material biológico y orgánico mediante ultrasonidos. Y lo enfrenta al panel de anticuerpos que tiene el biochip capaces de detectar restos de vida.

  ¿Algún candidato?

No todos los cuerpos celestes son habitables, sino que deben cumplir una serie de requisitos: orbitar alrededor de su estrella, como la Tierra hace con el Sol. Y contener agua líquida. Y para

que eso ocurra es imprescindible que estén ubicados en la llamada "zona habitable", esto es ni muy lejos de su estrella, puesto que se helarían, ni tampoco muy cerca, porque se abrasarían y el agua se evaporaría y disiparía en el espacio. "A partir de los descubrimientos realizados hasta el momento, creemos que en nuestra galaxia existen al menos 20.000 millones de planetas de tipo terrestre que orbitan en la zona adecuada y es probable que tengan agua", afirma Ribas, del IEEC-CSIC.

  La ESA explorará en los próximos años las condiciones de habitabilidad en tres satélites de Júpiter y buscará ex planetas que orbiten alrededor de estrellas cercanas a nuestro Sol

    En nuestro sistema solar, de hecho, hay varios objetos en los que se ha encontrado indicios de agua, como Europa, una de las lunas de Júpiter, o Marte, en donde varias misiones de la NASA y de la ESA han hallado pruebas concluyentes de que es probable que el agua fluyera por el planeta rojo, lo que hace plausible que en algún momento de su historia hubiera hospedado vida microbiana. También en Encelado, la luna de Saturno, se han observado chorros de agua.

El tamaño del planeta es también importante. Cuando es demasiado pequeño, no tiene gravedad suficiente para mantener su atmósfera. Pero si es demasiado grande, más de 10 veces la masa de la Tierra, deja de ser rocoso para ser gaseoso. Y que sea rocoso es otro de los requisitos imprescindibles.

Ahora bien, ¿cómo saber de entre los cientos de miles de millones de cuerpos celestes que existen en nuestro universo cuáles reúnen las condiciones adecuadas para ser candidatos a albergar vida? Y para empezar, ¿cómo verlos?

En 1995 científicos de la Universidad de Ginebra detectaron el primer ex planeta (planetas que orbitan alrededor de una estrella que no es el Sol, o sea, que pertenecen a otro sistema solar), que bautizaron como 51 Pegasi b y que estaba a unos 50 años luz de la Tierra. Se trataba de una masa amorfa gaseosa enorme con una órbita que hacía que su año durara tan sólo cuatro días y que la temperatura de su superficie ascendiera a 1.100ºC. En esas condiciones infernales, la vida era impensable. Pero el descubrimiento era muy relevante; por primera vez se había podido observar un planeta más allá de nuestro Sistema Solar. 


  Al año siguiente se encontró el segundo, luego el tercero y desde entonces los astrónomos han encontrado miles de estos ex planetas. Algunos orbitan dos estrellas, por lo que de poder visitarlos, contemplaríamos dos puestas de sol – ¿recuerdan Tatooine, de La guerra de las galaxias?–. Por el momento ninguno parece ser idéntico a la Tierra, pero los científicos se muestran convencidos de que darán con uno a no tardar. Y es que calculan que más de una quinta parte de las estrellas como el Sol albergan planetas habitables similares al nuestro. Y eso implica que, estadísticamente hablando, el más cercano podría estar a tan sólo 12 años luz, un vecino, vamos, en términos cósmicos.
El problema es que, a diferencia de la nave Enterprise, de Star Trek, capaz de atravesar enormes distancias a velocidades increíbles para que Spock, el oficial científico, pueda analizar las atmósferas de planetas lejanos y ver si son habitables, los astrónomos no pueden hacer eso y deben resolverlo de otra forma. "Llegar en un cohete a la estrella más próxima a nuestro sistema solar, viajando a 100.000 kilómetros por hora, nos costaría 50.000 años, de modo que es impensable analizar los ex planetas in situ. Pero podemos hacerlo utilizando la luz como vehículo de transmisión de información, que es lo que nos diferencia a los astrónomos de otros científicos: conocemos el universo sólo a través de la luz que emiten las estrellas, las galaxias", explica Benjamín Montesinos.

Por el momento, ni los más potentes telescopios disponibles en la Tierra y en el espacio tienen la capacidad de detectar directamente los exoplanetas. Los astrónomos aprovechan cuando estos pasan por delante de su estrella y disminuye el brillo de esta. "Tenemos instrumentos que nos permiten medir variaciones en el brillo de las estrellas con altísima precisión y para un número enorme de ellas", explica Ribas. Son los denominados tránsitos.

"Cuando el planeta tiene tránsito, la luz de la estrella pasa a través del anillo de atmósfera de dicho planeta. Ese anillo puede ser más o menos opaco, según su composición química. Y nosotros podemos hacer un espectro de la luz que absorbe el planeta, lo que nos da información sobre la composición de su atmósfera", explica Ribas. Como si se tratara de un eclipse, en que la Luna se sitúa por delante del Sol, parte de los rayos de luz nos llegarían atravesando la capa gaseosa –si la tuviera, que no, es sólo un símil– de nuestro satélite. Esa capa de gases actuaría como una especie de prisma. Y al analizar el espectro de colores resultante, se obtiene información sobre qué elementos la componen.

El plan es entonces intentar analizar con los telescopios que tenemos en tierra o en el espacio las atmósferas de esos ex planetas para ver si los gases que contienen están producidos por la vida. Explica Pilar Montañés, investigadora del programa Severo Ochoa del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) que, "por el momento, no disponemos de instrumentos que nos permitan detectar señales biológicas de forma remota, así que nos las tenemos que ingeniar de otras maneras".

En el IAC, Montañés y su equipo trabajan generando modelos artificiales de señales. "Tratamos de simular las señales que esperamos detectar y para ello usamos una alternativa un tanto ingeniosa, que nos permite observar la Tierra como si fuera un planeta distante, para

poder aprender qué señales detectamos en su atmósfera y distinguir así qué se debe a fenómenos atmosféricos, geológicos y cuáles a la vida", explica.
Y ¿cómo observar la Tierra desde la Tierra? En el IAC usan la Luna como si fuera un espejo. Se fijan en el lado oscuro cuando el satélite está en posición menguante. La iluminación de esa parte procede de la Tierra, que refleja la luz del Sol pero tamizada por la atmósfera. Y los astrofísicos miden así los diferentes gases y sus concentraciones. Una vez obtienen esos datos, los usan para ver cómo sería la atmósfera en otros planetas con condiciones ligeramente diferentes a las del nuestro.

"Eso sí, las señales que encontramos no nos dicen si lo que hay ahí arriba es vida bacteriana o más compleja, mucho menos si inteligente. Lo que por el momento podemos plantearnos es la detección de cosas como plantas, que tienen una señal de clorofila detectable", explica esta investigadora del IAC.

¿Qué es lo que tratan de detectar los astrofísicos en la composición de la atmósfera? Biomarcadores. Huellas de la vida. "Se buscaría agua y además la coexistencia de componentes oxidantes y reductores, como oxígeno, ozono, metano. Esta coexistencia conlleva desequilibrio químico, que sólo es explicable si existe vida", explica Montañés.

  Sin noticias

    Y sin embargo, por el momento la vida se resiste a mostrarse. Las estrellas siguen silenciosas. Y las misiones que hasta ahora se han enviado al espacio, las sondas robóticas que durante las últimas décadas han visitado planetas y sus satélites, no han enviado la esperada noticia. Quizás con las próximas empresas espaciales la cosa cambie. Recientemente, por ejemplo, la ESA ha aprobado dos misiones que, en opinión de Pedro García-Lario, podrían ser fundamentales en el marco de la astrobiología.

"Una de ellas es Juice, con lanzamiento previsto en el 2022, que tiene la intención de explorar las condiciones de habitabilidad de Ganímedes, Calixto y Europa, tres de los satélites en órbita alrededor de Júpiter. Los tres podrían contener océanos de agua líquida escondidos en el subsuelo por debajo de una costra rocosa. Y la otra es Plato, que se lanzará en el 2024 y cuyo objetivo es la búsqueda de ex planetas alrededor de estrellas cercanas a nuestro Sol, con la intención de dilucidar cuáles son las condiciones que determinan la formación o no de planetas alrededor de otras estrellas y la posible emergencia de vida en estos planetas", explica el director del Observatorio Espacial Herschel.

  Es una búsqueda con cuenta atrás. Porque a medida que nuestro Sol cumple años, cada vez fusiona más hidrógeno, está más caliente y luminoso. El final de la Tierra podría estar, dicen los astrónomos, más cerca de lo que esperamos. "Entraremos en un efecto invernadero descontrolado, se evaporará mucha agua de los océanos, que se acumulará en forma de vapor de agua en la atmósfera, que se condensará tanto que se irá todo al garete. Ese será el final trágico de la Tierra, tal vez dentro de unos 500 millones de años. Y aunque parece mucho tiempo, si se piensa que la vida sólo lleva en la Tierra 3.500 millones de años, queda una séptima parte del tiempo vivido", señala Ribas, del Instituto de Ciencias del Espacio. Más vale que para entonces se hayan encontrado otros mundos habitables.