miércoles, 1 de noviembre de 2017

Cataluña no dará marcha atrás
Por Oriol Junqueras, New York Times, 1 de noviembre de 2017

BARCELONA — La proclamación de independencia de la República Catalana la semana pasada fue un hito histórico. Demostró que el gobierno catalán, con el apoyo de su población, tiene una prioridad: la libertad de un pueblo al que se le está prohibiendo decidir su futuro. Sin embargo, al gobierno español no pareció importarle que la mayoría de los catalanes quisieran un voto pacífico y democrático para establecer su independencia.
 
Durante años, los catalanes hemos perdurado ante esfuerzos constantes en contra de nuestro autogobierno. Fue algo aún más evidente después del referéndum del 1 de octubre en torno a la independencia, con acciones legislativas apresuradas para animar a las compañías a que abandonen Cataluña y presiones directas a grandes empresas para que hagan lo mismo.

Este daño a la sociedad catalana es parte de una antigua estrategia del gobierno español, que ha perpetrado decisiones políticas arbitrarias y caprichosas. El Tribunal Constitucional ha suspendido cada una de las iniciativas del gobierno catalán. Sin importar que los temas traten de igualdad de género, energía o economía, todo ha sido frenado a petición del gobierno del Partido Popular en Madrid.

Muchas veces y de muchas maneras hemos intentado alzar la voz por nuestros derechos, pero el gobierno español jamás ha escuchado; siempre nos hemos topado con el mismo muro de incomprensión y rechazo. El gobierno español solo quiere obediencia servil. Por eso intentó detener el referéndum a través del uso indiscriminado de macanas, amenazas y coerción.

Creímos que si votábamos pacíficamente a favor de la independencia, el gobierno español nos escucharía. Sin embargo, solo nos respondieron con violencia perpetrada por agentes uniformados y grupos de extrema derecha que han actuado con total impunidad. Golpear a la gente en nombre de las ideas ahora parece una actitud legítima.

Y ahí es donde pusimos el límite, porque enfatizar la dignidad y validar la voluntad de las personas no podía esperar por siempre. En la batalla por la autodeterminación y el reconocimiento de los derechos, uno no puede ganar con el primer golpe, sobre todo contra un Estado que está tan dispuesto a hacer que su maquinaria aplaste a millones de ciudadanos solo porque quieren votar. Sin importar lo que diga Madrid, Carles Puigdemont y Carme Forcadell aún son los presidentes de nuestro gobierno y nuestro parlamento, respectivamente, y seguirán siéndolo hasta el día en que nuestros ciudadanos decidan otra cosa en una elección libre.

Con el voto aprobatorio del referéndum nació la República Catalana y está respaldada por la legitimidad de las urnas. Nosotros, los catalanes, necesitamos formular una estrategia común para el tramo restante del camino al establecimiento gradual de un nuevo marco de libertades. En los días venideros, tendremos que tomar decisiones y no siempre serán fáciles de entender.

Muchas veces y de muchas maneras hemos intentado alzar la voz por nuestros derechos, pero el gobierno español jamás ha escuchado; siempre nos hemos topado con el mismo muro de incomprensión y rechazo.

La voluntad de Madrid de anular el gobierno autonómico, rechazar el diálogo, limitar los derechos y libertades, perseguir a los representantes de los ciudadanos e imponer la fuerza bruta del Estado nos obliga a perseverar y hacernos más fuertes con tal de prevalecer. Actualmente, en Cataluña hay una disociación clara entre la voluntad democrática de los ciudadanos y el gobierno central, que se ha dispuesto a apoderarse de las instituciones del pueblo y a controlarlas despóticamente.

El gobierno de España ha entrado a Cataluña con la determinación de interferir en el currículo escolar, controlar los medios, poner nuestra policía a su servicio, convertir el país en otra provincia más de una España dividida que no tolera la pluralidad nacional, aplastar cualquier tipo de disidencia, por democrática que sea, y acabar con cualquier esperanza de establecer un diálogo.

No podemos permitirlo. Es esencial crear alianzas sólidas con todos los participantes sociales y económicos que quieren construir un Estado nacional que esté verdaderamente al servicio de sus ciudadanos. A pesar de los obstáculos que están en nuestro camino, debemos seguir adelante. No debemos renunciar jamás al voto como un medio de validar la república y debemos preparar elecciones locales que serán esenciales para la consolidación de esta naciente república.

La usurpación de las instituciones por parte del gobierno español a través del artículo 155 de la Constitución Española, una herramienta que le permite a Madrid tener el control administrativo de Cataluña, ha provocado indignación, y nuestra respuesta a ello se ha vuelto una prioridad.

Ante este ataque, debemos recomponer nuestras fuerzas, perseverar y no tener duda de que, con la civilidad y la actitud pacífica que siempre hemos tenido, seguiremos avanzando tan lejos como lo decidamos.

El valor que este país ha demostrado es tan iluminador y tan fuerte que tarde o temprano dará como resultado la consolidación de la independiente, verdaderamente justa y democrática República de Cataluña.

Oriol Junqueras fue electo vicepresidente de Cataluña en 2016.

viernes, 27 de octubre de 2017

El Parlament declara la independència i insta el govern a aplicar-ne els efecte


La cambra catalana insta també l'executiu català a obrir un procés constituent

http://www.ccma.cat/324/expectacio-al-parlament-on-a-les-12-00-es-repren-el-debat-per-donar-resposta-al-155/noticia/2817510/

Noticias de Catalunya Informació

27 de Octubre 2017

 

El Parlament de Catalunya ha aprovat per 70 vots a favor, 10 en contra i 2 en blanc instar el govern a aplicar els efectes de la declaració d'independència i obrir un procés constituent.

La votació s'ha dut a terme en una urna, i de manera secreta, tal com havien demanat els grups de JxSí i la CUP.

Durant la votació no hi ha estat presents els diputats de Cs, el PSC  i el PPC, que han abandonat l'hemicicle. Els populars, però, han deixat als seus escons banderes espanyoles i catalanes.

Els diputats de CSQP han volgut ensenyar el sentit del seu vot, "un no", abans de dipositar-lo a l'urna. No ho han fet Albano Dante Fachin, Joan Giner i Àngels Martínez, que han mantingut ocult el seu vot i han rebut l'aplaudiment dels diputats independentistes. 

El president Puigdemont i la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, també han estat aplaudits quan han votat.

CSQP ha criticat que el vot hagi estat secret i ho ha retret especialment a la CUP.  En nom de la formació independentista, Anna Gabriel, ha explicat que ho han demanat  "per cultura política antirepressiva, no de teoria, sinó de pràctica".

Abans de la seva aprovació, la presidenta del Parlament, ha llegit el text que s'estava a punt de votar. Les resolucions de JxSí i la CUP contemplen, entre d'altres:

"CONSTITUÏM la República Catalana, com a Estat independent i sobirà, de dret, democràtic i social" independent.
(...)
ASSUMIM el mandat del poble de Catalunya expressat en el Referèndum d'Autodeterminació de l'1 d'octubre i declarem que Catalunya esdevé un estat independent en forma de República".

DISPOSEM l'entrada en vigor de la llei de transitorietat jurídica i fundacional i vinculant".

"INICIEM el procés constituent, democràtic, de base ciutadana, transversal, participatiu i vinculant.

A més, recullen la voluntat d'obrir negociacions amb el govern espanyol i instar a la comunitat internacional a fer intervenir per aturar la violació dels drets civils.

AFIRMEM la voluntat d'obrir negociacions amb l'estat espanyol, sense condicionants previs, adreçades a establir un règim de col·laboració en benefici de les dues parts. Les negociacions hauran de ser, necessàriament, en peu d'igualtat".

POSEM EN CONEIXEMENT de la comunitat internacional i les autoritats de la Unió Europea la constitució de la República Catalana i la proposta de negociacions amb l'estat espanyol.

INSTEM a la comunitat internacional i les autoritats de la Unió Europea a intervenir per aturar la violació de drets civils i polítics en curs, i a fer el seguiment del procés negociador amb l'Estat espanyol.


També han afegit altres punts, com obrir una comissió d'investigació sobre les actuacions de l'Estat a Catalunya.
Les propostes de resolució de la resta de grups han quedat rebutjadesCs reclamava que el Govern tornés a la legalitat i convoqués eleccions immediatament. També exigia la dimissió de Junqueras i condemnar l'"assetjament" a persones no independentistes.

El PSC demanava, entre altres coses, el respecte a la legalitat vigent i la convocatòria immediata d'eleccions així com el reconeixement que no s'ha declarat la independència i la paralització dels tràmits per l'aplicació de l'article 155. També defensaven el desenvolupament de l'Estatut, un nou sistema de finançament i una reforma federal de la Constitució espanyola, entre d'altres.

El PPC, per la seva banda, instava a desistir "el desafiament a l'Estat de Dret que, de persistir, obligarà a l'aplicació de les mesures del 155". També a acceptar la pluralitat de la societat, a propiciar un clima de concòrdia i a recuperar la seguretat jurídica per donar confiança a l'economia.

Per part de CSQP apostava perquè el Parlament rebutgés l'aplicació del 155 i demanava que no fes efectiva una declaració unilateral d'independència. Així mateix, el grup presidit per Lluís Rabell, també exigia la retirada dels efectius policials i la necessitat d'un referèndum amb totes les garanties.

Abans d'iniciar el ple, el portaveu de Ciutadans, Carlos Carrizosa, ha demanat als alcades que han anat al Parlament que s'abstinguin de fer proclames independentistes i ha lamentat coaccions. Per Carrizosa, "avui és dia dramàtic":

"És un dia trist, dramàtic a Catalunya. És el dia que es perpetra el cop definitiu a la democràcia".
Carrizosa ha lamentat que "ens volen privar del passaport espanyol i ho fan mentint, perquè la veritat no els aguanta el camí a la confrontació". I s'ha preguntat: "Vostès es consideren fora d'Europa que ja no respecten les lleis internacionals?. Carrizosa ha acusat el govern de "repartir carnets de catalans" i ha acusat Puigdemont d'"arruinar econòmicament Catalunya" i d'haver dividit la societat catalana i d'haver-se carregat l'autogovern.

Ciutadans ha reclamat unes eleccions per frenar el "brexit" del govern i ha manifestat "No permetrem que es trenqui Espanya, que ens divideixin" mentre trencava la proposta de resolució de JxSí i la CUP.

Des del PSC, Eva Granados ha parlat d'"error per a Catalunya" i s'ha preguntat quin model de democràcia, de pluralisme i de país es vol portar a terme avui:

"No volem escollir. No creiem que Espanya sigui un estat totalitari. No ens faci escollir".
Granados ha assegurat que "defensarem la senyera que avui abandonen" i ha qualificat els diputats independentistes d'"inconcients" i ha lamentat que volen crear un "estat al marge de tot". Granados també ha criticat les amenaces als alcaldes: "Se'ls ha dit: o renuncies a les teves idees o perds l'alcaldia". I ha lamentat de la DUI:

"Avui  amb la DUI ho rebenten tot, posant en marxa aquest monstre legal".
En qualsevol cas, ha defensat que "continuarem treballant per buscar un diàleg polític".
Marta Ribas, de CSQEP, ha defensat que "per damunt de tot hi ha la cohesió social". Per la formació, és "un greu error respondre una barbaritat amb una altra barbaritat".

"Això que s'està fent aquí és una gran barbaritat. És un greu error que plantegin la DUI per respondre el 155".

CSQEP proposaran diàleg i reiterat la seva reivindicació de defensar que el model territorial de l'Estat s'ha de decidir en un referèndum acordat. "Massa partidisme i massa poques altures de mires", ha lamentat també.

Alejandro Fernández, del PPC, ha començat la seva intervenció qualificant de "dia negre per la nostra democràcia" i ha criticat que "han convertit el seu projecte separatista en populista". Els populars ha denunciat que el govern està disposat a fer caure una dècada de bonança i creixement per "fanatisme". Fernádez ha criticat que s'exclogui a les persones que pensen diferent:

"Puigdemont, no li fa vergonya liderar un moviment que exclou a tots aquells que pensen diferent?".
"Espanya no és caspa, és meravellosa", ha afegit el PPC que assegura que "Espanya és també reconciliació".

Abans de començar la seva intervenció, Carles Riera, de la CUP ha demanat un apluadiment per Jordi Sànchez i Jordi Cuixart. El cupaire ha lamentat que el marc consttiucional és un problema perquè no dona solucions al problema actual:

"Avui ens autodeterminem davant l'estat espanyol i davant les èlits catalanes. Ha arribat l'hora del poble encara sense estructures d'estat.

Riera ha demanat al Parlament que "declari que Catalunya esdevé un estat independent en forma de república", un pas, segons diu, que fan "dempeus, amb el cap ben alt, no de genolls ni com a súbdits".

El diputat no adscrit, Germà Gordó, ha dit que el vot que s'emetrà avui no es un punt i apart, és un punt i seguit:

"No volem perdre de vista que el millor indicador de la qualitat democràtica d'un país és el tracte que dona a les seves minories".

Per part de JxSí, Marta Rovira, ha defensat que la democràcia "sempre ha de ser exercida pels ciutadans" i que els independentistes han sotmès la seva opció política a les urnes i la van guanyar. La diputada assegura que el debat amb Espanya és inexistent perquè per sobre "hi ha la unitat d'Espanya".

Rovira ha reclamat que "cal una cultura democràtica més madura i exigent" i que el debat del procés constituent "ha de ser sense límits".

La líder de l'oposició, Inés Arrimadas, ha demanat el torn de paraula en acabar la intervenció dels grups, per  "la gravetat" del que havia de passar. Forcadell li ha donat tres miunuts per al·lusions. Arrimadas ha assegurat que JxSí i la CUP "no aconseguiran" la independència i ha demanat als ciutadans votar en massa a les eleccions "per recuperar la convivència, les institucions i el futur dels nostres fills".

Al ple no hi a intervingut, com tampoc ho va fer aquest dijous, el president de la Generalitat, Carles Puigdemont.

Cs, PSC i PPC han presentat peticions de reconsideració de l'admissió a tràmit de la proposta de resolució de JxSí i la CUP mentre que CSQEP també ha votat en contra de la tramitació. Totes les propostes de resolució presentades per tots els grups han estat admeses a tràmit per la Mesa. Després s'ha reunit a Junta de Portaveus i finalment ha començat el ple. 

Ciutadans, PSC i el PPC ja havien anunciat que no participarien en la votació de la resolució de JxSí i la CUP.

Previstos pla A, B i C per mantenir a Catalunya una autoritat legítima
Davant del possible cessament o detenció de tot el govern Puigdemont, un cop proclamada la república i aprovat el 155, la CUP assegura que hi ha previst un pla A, B i C per mantenir a Catalunya una autoritat legítima. El diputat de la CUP Albert Botran ha explicat a "El Matí de Catalunya Ràdio" que decidiran quina alternativa fan servir en funció de la virulència amb què actuï el govern espanyol.

jueves, 12 de octubre de 2017

Apuntes urgentes sobre la situación política en España
 Ramón Espinar ( Secretario general de Podemos en la Comunidad de Madrid y portavoz en el Senado)
 12 de Octubre 2017
¿Qué ha pasado estos días?

(1) En el Parlament: Puigdemont se presentó tras el referéndum del 1-O en el Parlament de Catalunya –un referéndum  sin validez jurídica pero que tuvo lugar ante el fracaso del Gobierno en su intento de evitarlo – con toda solemnidad. En su discurso, de todas las opciones que manejaba, Puigdemont apostó por la que más escenarios de diálogo podía abrir: una solución “a la eslovena”, esto es, dio por válido el referéndum y también dio por declarada la independencia de Catalunya a través de los resultados de ese mismo referéndum. Pero, al mismo tiempo, solicitó al Parlament su suspensión hasta encontrar una vía pactada con el Estado.  

Se trata de un gesto abocado al fracaso político porque el Gobierno no puede asumir la premisa de la validez del referéndum y el marco jurídico del Procés, pero también de un gesto por el diálogo que debe ser tenido en cuenta. Por el camino, ha concitado un amplio consenso internacional y en las filas de los partidos catalanes (PSC y En Comú Podem especialmente) sobre la necesidad de la mediación y el diálogo para dar una salida a la situación en Catalunya.

(2) En el Gobierno: Mariano Rajoy recibió la declaración de Puigdemont con un plan y habiendo anticipado varios escenarios a través del diálogo fluido que mantiene con PSOE y Ciudadanos. Toda una novedad tras el fracaso de la improvisación y la política de hechos consumados al que nos tenía acostumbrados en los últimos meses. Tras un acuerdo con el PSOE, ha puesto en marcha la aplicación del artículo 155 de la Constitución de forma soft. El Gobierno se dispone así a tratar de resolver una crisis sin precedentes en Catalunya suspendiendo el autogobierno democráticamente escogido por los catalanes. Esto, en un momento en el cual millones de personas están pidiendo el reconocimiento de la soberanía del pueblo catalán. 

Rajoy ha decidido orillar la posibilidad del diálogo mientras que, hasta la fecha, ha fracasado también en sus intentos de frenar las demandas de las instituciones y buena parte de la ciudadanía catalana. No le ha servido la vía represiva que únicamente ha provocado un aumento de los catalanes sensibles a la demanda del derecho a decidir. Tampoco le ha servido la defensa numantina e inmovilista del status quo, que sigue mostrando un agotamiento endémico.

(3) En el PSOE: finalmente, Pedro Sánchez tiene un acuerdo con el Gobierno de España. Este acuerdo consiste en un cierre de filas con los grandes poderes oligárquicos expresado en el apoyo a la suspensión de la autonomía catalana. Este apoyo lo ha intercambiado por la apertura de una comisión para estudiar una reforma constitucional en el Congreso de los Diputados. El cierre de filas, recordémoslo, fue ordenado por el Rey en su discurso del pasado martes tres de octubre.

Sánchez  aspira de esta manera a jugar el papel de “hombre de Estado” siguiendo la línea de las últimas décadas en el PSOE: ante todas las situaciones críticas que se han producido, acordar con el PP grandes acuerdos, además de obedecer a la disciplina impuesta por Felipe VI. En términos políticos supone un planteamiento idéntico al de la reforma exprés del artículo 135 en 2011: ante la duda y la ausencia de proyecto propio, adhesión con matices leves a los planteamientos y al proyecto del PP. 

Sánchez retoma así la línea política que siempre mantuvieron aquellos dirigentes a quienes venció en las primarias prometiendo una ruptura y un nuevo PSOE. Segunda oportunidad para cambiar el rumbo y segunda oportunidad perdida, segunda decepción para los centenares de miles de militantes y votantes del PSOE.

(4) En Ciudadanos: Rivera ha protagonizado un giro discursivo en las últimas semanas. Ha pasado de ocupar el papel de la derecha moderada y ubicarse en el centro político entre PP y PSOE a situarse en la posición más extrema del arco parlamentario en lo que tiene que ver con Catalunya. Con dos resultados, uno cierto y otro incierto: nadie ha contado con él para aplicar la suspensión de la autonomía catalana o abrir una comisión en el Congreso, pero tendrá que apoyar ambas medidas porque se ha convertido en un apéndice del PP; y ha calculado que Inés Arrimadas puede tener un papel importante que ejercer en unas hipotéticas elecciones en Catalunya y aspirar a formar gobierno con una mayoría alternativa. Probablemente exigirán la aplicación del 155 para una convocatoria electoral. Es una apuesta. Nada más.

(5) En Podemos: el campo político del cambio lleva semanas clamando por el diálogo entre el Gobierno y el Govern. Es una apuesta arriesgada porque otorga la iniciativa a dos actores políticos y nos sitúa simplemente como mediadores, pero no como agentes en la resolución del conflicto. Es una posición decente y comprometida que hemos defendido en compañía de decenas de miles de personas que han salido a las calles con banderas blancas en un conflicto identitario – una situación inédita en la Historia contemporánea-. Pero exigirá un paso más: el campo político del cambio tiene la responsabilidad de extender el impulso constituyente que vive Catalunya al conjunto de España definiendo una hoja de ruta para la refundación de nuestro país. 

Lo contrario supone la cronificación de un conflicto que no van a resolver quienes lo han generado, aunque deben dialogar para que la escalada de tensión amaine. Los conflictos políticos no se solucionan con un punto medio entre dos partes, sino con propuestas superadoras. Y España no solo tiene una crisis de Estado definida por la crisis territorial; la crisis es también social, económica y política.

¿Qué consecuencias tiene este escenario?
En el corto plazo: la acción del Gobierno, ahora respaldado por PSOE y Ciudadanos, va a generar más tensión aún en Catalunya. Lejos de resolver nada, un conflicto que arranca pidiendo el reconocimiento de la soberanía de un pueblo no se va a resolver disolviendo su autogobierno. España no se puede imponer. Las comunidades políticas del siglo XXI se basan en la voluntad de ser, en un horizonte compartido. La tarea es construir el horizonte común y conectar lo que se ha desconectado. Retirarle a Catalunya la autonomía que Suárez y el Rey tuvieron que restaurar tras 40 años de dictadura es volver a una situación autoritaria y, en términos de gestión del conflicto, inútil y torpe.

En el medio plazo: la ausencia total de diálogo entre actores y la insistencia de la España imperial en abrirse paso a sangre y fuego solo puede derivar en un empeoramiento del conflicto. Es de suponer que Rajoy es más torpe que perverso pero, sea por inquina o por ineptitud, cabalga hacia una “ulsterización” de Catalunya. Ante el desprecio de la posibilidad de recoger una salida “a la escocesa” a través de un referéndum pactado, solo cabe una escalada que no va a traer nada bueno para nadie.

En el largo plazo: Mariano Rajoy no es el mejor estadista del mundo, pero es un magnífico tacticista. Lo que ha pactado con Pedro Sánchez se va a escenificar como el mejor de sus sueños: Cánovas y Sagasta repartiéndose la alternancia en el gobierno y las posiciones simbólicas. El joven impulso reformista y el conservadurismo maduro. En realidad, ha convertido a Pedro Sánchez en un muñeco de trapo: a cambio de una comisión parlamentaria – que ya veremos dónde va, si es que va a algún lado- ha iniciado el camino de la restauración. Hagamos algunos cambios en la constitución formal – el texto constitucional del 78 -, pero mantengamos intacta la constitución material y el dominio del bloque de poder que gobierna este país desde hace cuatro décadas. Ajustemos los significantes para no alterar, en absoluto, los contenidos y el significado de la palabra España. 

Hay tres disputas abiertas, las tres heridas por las que sangra España en el arranque del siglo XXI: la crisis territorial en que se discute si España sigue siendo un Estado unitario – que lo es aunque delegue competencias a las autonomías – o camina hacia un Estado plurinacional y se federaliza o confederaliza; las crisis social y económica en que se discute si somos capaces de construir un modelo productivo que garantice el Estado de Bienestar y los derechos sociales para la mayoría o si seguimos descendiendo la pendiente de la precarización de la vida para empobrecernos definitivamente y se asienta la sociedad más desigual de nuestra historia reciente; y la crisis de representación en que discutimos si democracia son los parlamentos y sus procedimientos, los gobiernos y sus decretos, o democracia son procesos populares y de participación, si es lo constituído o lo constituyente. La tensión es entre la vuelta del pasado o la apuesta por el futuro: entre la restauración del orden tras años de revolución ciudadana o la puesta al día de nuestras instituciones para construir un país que no deje a nadie atrás.

Reconozco el desconcierto: tras las primarias en que Pedro Sánchez derrotó al aparato tradicional del PSOE muchos en Podemos, su núcleo dirigente desde luego, alteramos sustancialmente nuestros análisis de la realidad política española: asumimos que se abría la posibilidad de encontrar en un PSOE nuevo un aliado para impulsar las transformaciones que nuestro país necesita para avanzar en un sentido progresista. 

El pacto Rajoy-Sánchez es un duro golpe para las aspiraciones progresistas de este país, pero solo cambia lo superficial. Los procesos sociales son mucho más que los dirigentes políticos. No se va a producir un cierre restaurador en España sin medio país. Los sectores progresistas de nuestro país constituyen una mayoría social y electoral que anhelan algo más que el “más de lo mismo”. Este país de países, España, vive atravesado por una revolución de su cultura política que sacudió las plazas en mayo de 2011. Es responsabilidad de los dirigentes políticos del cambio construir un horizonte de transformación que supere el estado actual de cosas. Estamos en ello.

Estos días dejan, a pesar del aparente estado de pesimismo, una certeza: España tiene futuro; Rajoy, no.

sábado, 5 de agosto de 2017

Catalunya: ¿patria o muerte?

Manuel Castells, La Vanguardia 05/08/2017

Hubiera podido ser de otra manera. Si el Estatut de Maragall aprobado en el 2006 por el Parlament de Catalunya, refrendado por los ciudadanos catalanes y confirmado por el Congreso (aunque “cepillado”), hubiese entrado en vigor. Pero el recurso del PP ante un Tribunal Constitucional conservador descarriló el proceso institucional del autogobierno de Catalunya. Incluso después de la sentencia adversa en abril del 2012, hubo un resquicio en la propia sentencia que instaba a negociar políticamente. Pero ni siquiera la extraordinaria manifestación popular de la Diada del 2012 pudo alterar el centralismo de Rajoy con su rechazo al pacto fiscal propuesto por Artur Mas. Mientras que el PSOE siguió invocando una improbable reforma de la Constitución. Y así fue como se fue gestando, por agravio y humillación, un amplio movimiento social independentista que desbordó el tibio nacionalismo de CiU hasta soñar con un nuevo país que superara las miserias de la crisis económica y política en España. Como analizó Marina Subirats, ante la esperanza que en el resto de España representaron el 15-M y otros movimientos sociales, en Catalunya fue el independentismo, ampliamente mayoritario entre los jóvenes, el que alumbró la llama de otra vida posible, por utópico que fuera ese proyecto. Por eso el protagonismo del proceso no fue de los partidos, sino de expresiones de la sociedad civil, como la Assemblea Nacional de Catalunya o el Òmnium Cultural. La legitimidad social vino a ser representada por la ­Associació de Municipis per a la Independència y por los 800 alcaldes que en octubre del 2014 aprobaron una declaración de soberanía, siguiendo la estela del municipio de Sant Pere de Torelló, que declaró el pueblo territorio catalán libre. Y sobre todo las Diades de los años 2012, 2013, 2014, 2015 y 2016, donde cientos de miles de personas se juntaron, en un ambiente festivo y familiar, trascendiendo pertenencias políticas y afirmando su derecho a decidir. A decidir su país como condición para decidir sus vidas. Es este carácter profundo de movimiento social del independentismo catalán lo que no entiende la clase política española. Mas se apuntó oportunistamente al movimiento para incrementar su voto. Y fracasó. El sentimiento de agravio con respecto al Estado español, a sus fallidas promesas (Rodríguez Zapatero) y a su insultante arrogancia (Rajoy) motivó que el apoyo a la independencia pasara del 33% hace una década a un 50% (más o menos) en la actualidad. Pero es el proyecto de otro país, particu­larmente vivo entre los sectores más jóvenes y dinámicos de la población, el que alimenta ese sentimiento de ahora o nunca que se respira en el indepen­dentismo. Tal vez por eso el intento razonable de Pedro Sánchez para emprender una verdadera negociación, em­pezando por el reconocimiento de Catalunya como nación cultural, probablemente llega tarde. Aunque será una vía de salida necesaria tras la tormenta. Porque ahora lo que se avecina es la tormenta.

Los puentes están definitivamente rotos entre el Gobierno español y las instituciones representativas de Ca­talunya (Generalitat, Parlament, municipios, ANC y otras asociaciones de la sociedad civil). Y sobre todo está rota la confianza entre la gran mayoría de la población de Catalunya (que apoya el derecho a decidir en casi un 80%, aunque sea para decir no a la independencia) y un Estado español que ahora evidencia las secuelas de una transición incompleta, con episodios como el de la clandestina operación Catalunya y similares.

El PP y su satélite Ciudadanos nunca han aceptado un diálogo serio sobre el fondo, o sea el autogobierno. Y el Govern de Catalunya ya se ha desengañado de la posibilidad de dialogar. Con lo cual, ambos se preparan para la confrontación del 1 de octubre. Cuyos episodios empezarán antes, a fines de agosto, cuando en el Parlament se inicie formalmente la preparación del referéndum y la ley de desconexión. De hecho, la estrategia represiva del Gobierno del PP ya está en marcha, arropada por el Tribunal Constitucional. Imputaciones e inhabilitaciones a cargos públicos catalanes, amenazas a funcionarios y a municipios, interrogatorios de la Guardia Civil sin autorización del juzgado competente, espionaje legal o ilegal a las entidades soberanistas, recurso partidista sistemático al Constitucional (cuya legitimidad está siendo gravemente dañada), utilización sectaria de la Fiscalía General del Estado, investigaciones tributarias a personalidades soberanistas, intervención del CNI en tareas de manipulación informativa y propaganda pronacionalista española, movilización de los medios de comunicación afines al régimen, con el pretexto de compensar el efecto de TV3, cuando se sabe que su audiencia es muy inferior al de las televisiones españolas.

Pero todo esto son sólo prolegómenos. Lo esencial será blo­quear jurídica y materialmente la realización del referéndum con el poder del Estado. No habrá otro 9-N. Rajoy se la juega: hay que aplastar al independentismo. No es probable que ­apliquen el artículo 155 de la Constitución, y aún menos el artículo 8 o el 116. Tal vez para actuar policialmente inter­vengan a los Mossos para no tener que recurrir a la Guardia Civil, aunque esto no se pueda descartar. ¿Ahí se acaba todo? No. Probablemente ahí empiece la tormenta, porque donde hay represión hay resistencia: es una ley histórica. La respuesta del soberanismo será la proclamación unilateral de independencia por el Parlament, aunque se tenga que reunir en Montserrat.

Y si hay una escalada de la represión, ya se habla en el movimiento independentista de la desobediencia civil pacífica. Manifestaciones, sentadas en los espacios públicos y ocupaciones de edificios, cortes continuos de carreteras en todo el territorio y, sobre todo, huelga general indefinida hasta forzar la negociación. El Estado tiene múltiples instrumentos de coerción, pero el independentismo también prepara una amplia gama de formas de resistencia.

Para ambos es patria o muerte, esperando que sólo sea una metáfora.

viernes, 30 de junio de 2017

El Parlament anula por unanimidad los juicios franquistas
Representantes de las entidades de memoria histórica y diputados tras la aprobación de la anulación de los juicios franquistas

Justícia deberá notificar a los procesados o sus familiares un certificado de la nulidad del proceso y el Arxiu Nacional de Catalunya deberá publicitar los juicios anulados

La Vanguardia, 29 de Junio 2017

El Parlament ha aprobado por unanimidad anular las sentencias políticas del régimen franquista y declarar “ilegales” los tribunales de la Auditoría de Guerra del Ejército de Ocupación, llamada posteriormente Auditoría de la IV Región Militar, que actuó en Catalunya del 1938 al 1978. La proposición de ley presentada por JxSí, CUP y CSQP también autoriza el Arxiu Nacional de Catalunya a elaborar un listado de condenados. Es decir, hacer un registro de los 63.961 procesos que tuvieron lugar en Catalunya durante estos cuarenta años.

El PPC ha votado finalmente a favor aunque en 2007 los populares votaron en el Congreso en contra la ley de memoria histórica que declaró “ilegítimos” los tribunales y condenas del franquismo. El diputado de los populares Fernando Sánchez ha defendido el voto a favor “por respeto a las víctimas y como un paso para profundizar en el camino de la reconciliación que se inició con la transición”.

El acto es más simbólico que práctico, puesto que las víctimas de los juicios anulados hoy no tendrán ningún derecho de resarcimiento. Justo después de aprobarse la ley, diputados y representantes de las entidades de memoria histórica han entonado ‘Els Segadors’.

Con decenas de representantes de entidades dedicadas a la memoria histórica y familiares de víctimas de consejos de guerra franquistas en la tribuna de invitados del Parlament, entre ellos el portavoz de la Comisión de la Dignidad, Josep Cruanyes, la diputada de JxSí Montserrat Palau, relatora de esta ley, ha subrayado que no se busca “la revancha, sino la verdad, la justicia, la reparación y la garantía de no repetición” de los crímenes del franquismo.

Según la ley, fueron “contrarios a la ley y vulneraron las más elementales exigencias del derecho a un juicio justo”, por lo que como consecuencia se deduce la nulidad de pleno derecho, originaria o sobrevenida, de “todas las sentencias y resoluciones de las causas instruidas y de los consejos de guerra dictados por causas políticas en Catalunya por el régimen franquista”.

El texto de la exposición de motivos además argumenta que la ONU ha requerido varias veces al Estado español reparar a las víctimas “anulando” los procesos, y considera además que el Parlament debe asumir una “responsabilidad histórica”.

La norma tendrá una traducción práctica de reparación de las víctimas del franquismo. Según la norma, el departamento de Justícia “emitirá a solicitud de los procesados o de sus familiares una certificación de la nulidad del procedimiento y sentencia correspondientes”.

El texto también autoriza al Arxiu Nacional de Catalunya para que elabore y haga pública una lista de los procesos instruidos por el régimen franquista, las sentencias adoptadas, las personas encausadas y la condena impuesta, lista que se deberá publicar el mismo día de la entrada en vigor de la ley.

El voto a favor del PP catalán se cerró definitivamente en la última reunión del grupo parlamentario popular, como es habitual antes de cada pleno. No debería ser una sorpresa el voto popular teniendo en cuenta que en la tramitación de la norma, el diputado Fernando Sánchez Costa declaró que “el franquismo merece condena” porque “dejó un reguero de sangre” y sus víctimas “merecen reparación”. Eso sí, avisó a los impulsores ser “rigurosos” para “no hacer una farsa”.

Las entidades memorialistas elogiaron la ley catalana. En representación de las diversas entidades, el portavoz de la Comisión de la Dignidad, Josep Cruanyes, expresó en rueda de prensa en el Parlament su “alegría” por el contenido de la ley.

Este miércoles, algunos independentistas han sacado pecho por la norma y la han contrastado con la condecoración del exministro de la UCD, Rodolfo Martín Villa, por parte del Rey con motivo del acto en el Congreso de conmemoración del 40 aniversario de las primeras elecciones democráticas. Sobre Martín Villa pesa una orden de búsqueda y captura internacional por crímenes contra humanidad por la matanza de Vitoria del 3 de marzo de 1976. “Hoy en el Congreso se ha honrado a un fascista y El voto a favor del PP catalán se cerró definitivamente en la última reunión del grupo parlamentario popular, como es habitual antes de cada pleno. No debería ser una sorpresa el voto popular teniendo en cuenta que en la tramitación de la norma, el diputado Fernando Sánchez Costa declaró que “el franquismo merece condena” porque “dejó un reguero de sangre” y sus víctimas “merecen reparación”. Eso sí, avisó a los impulsores ser “rigurosos” para “no hacer una farsa”.

Las entidades memorialistas elogiaron la ley catalana. En representación de las diversas entidades, el portavoz de la Comisión de la Dignidad, Josep Cruanyes, expresó en rueda de prensa en el Parlament su “alegría” por el contenido de la ley.

Este miércoles, algunos independentistas han sacado pecho por la norma y la han contrastado con la condecoración del exministro de la UCD, Rodolfo Martín Villa, por parte del Rey con motivo del acto en el Congreso de conmemoración del 40 aniversario de las primeras elecciones democráticas. Sobre Martín Villa pesa una orden de búsqueda y captura internacional por crímenes contra humanidad por la matanza de Vitoria del 3 de marzo de 1976. “Hoy en el Congreso se ha honrado a un fascista y
en el Parlament se han anulado sus juicios. Que no te engañen, la 3ª ha llegado y es catalana”, publicó el diputado de ERC, Gabriel Rufián.

lunes, 10 de octubre de 2016


 
Intervenció inicial del president de la Generalitat als Desayunos Informativos d’Europa Press

Agradezco su invitación. Tengo mucho interés en presentarles cual es mi visión y poder responder a sus preguntes de la forma más clara, precisa y para contribuir a lo que es mi propósito hoy aquí, que es dar información, contrastar pareceres e intentar explicar en qué momento se encuentra la situación política en Catalunya y darles mi visión de la situación política en España y cómo interactúan las dos.

El día 27 de mayo, hace poco más de cuatro meses, estuve en Madrid para explicar ante un auditorio variado y plural cuáles eran mis propósitos como presidente de Catalunya en esta etapa que situé entre la postautonomía y la preindependencia. Algunos de ustedes estuvieron allí, y escucharon con respeto e interés unos planteamientos que seguramente han tenido pocas ocasiones de poder oír sin intermediarios y sin filtros interesados, és decir, de fuente directa. Se formularon preguntas y se estableció un debate presidido por un tono cordial a pesar, lógicamente, de algunas discrepancias y desacuerdos evidentes. Creo que el mensaje fue claro, y ese mensaje aún sigue vigente, no ha cambiado: hay que dar una solución política a la demanda catalana; hay de dar una solución política que no es posible sin coraje y compromiso, y hay que partir del reconocimiento del otro.

La situación política en aquel momento era la siguiente:

- En España había un gobierno en funciones y la investidura del único candidato a la presidencia había fracasado.

- Faltaba un mes para la repetición de las elecciones generales. España estava convocada a las urnas seis meses después de las anteriores.

- En Catalunya teníamos un gobierno que funcionaba, con un proyecto concreto y apoyos parlamentarios para desarrollarlo.

- Y las demandas catalanas seguían sin otra respuesta que la judicialización y la negativa al diálogo.
Hoy, las cosas siguen igual pero la situación ha cambiado:


- En España hay un gobierno en funciones (que además es el mismo, pero reducido), y la investidura del único candidato a la presidencia también ha fracasado, hasta ahora.

- Faltan tres semanas para que se agote el plazo para evitar una nueva convocatoria de elecciones.

- En Catalunya tenemos un gobierno que funciona, con proyecto y con apoyos parlamentarios para llevarlo a cabo.

- Y las demandas catalanas siguen sin otra respuesta que la judicialización y la negativa tajante al diálogo.

Qué ha cambiado? Voy a compartir mi análisis de la situación para, posteriormente, llegar a una conclusión que pueda ser útil y que pueda ayudar a enfocar mejor los verdaderos retos ante los que nos encontramos, y cuáles deben ser, a mi entender, los cauces para emprender una resolución positiva y estable para todos.

La situación de la gobernabilidad parece igual, pero sólo lo parece. Es peor. Dos investiduras fracasadas en lo que llevamos de año, y diez meses sin que el Parlamento ejerza el control imprescindible de un gobierno que responde a una mayoría inexistente. Un gobierno sin control, con ministros acusados de acciones muy graves en democracia, con otros ministros dimitidos por escándalos, que pierde posiciones en la política europea e internacional. Y la perspectiva a corto plazo, con o sin nuevas elecciones, no parece que vaya a resolver en profundidad nada importante.

Las opciones para que haya gobierno en España sin tener que recurrir a elecciones pasan la mayoría de ellas, en estos momentos, por la debilidad, la inestabilidad y la incertidumbre. Una salida técnica, para salir del paso, cuando lo que se requeriría sería, otra vez, una salida política. Veamos:

- El pacto PP-Cs puede renovarse fácilmente pero nadie duda que la confianza entre ambos es muy baja, y que los debates posteriores a ese acuerdo y a la investidura fallida de Rajoy han aproximado menos y han alejado más. Cs no ha cesado de repetir que Rajoy no les genera confianza, a pesar de estar dispuestos a dársela. No parece, en suma, que salga nada duradero ni coherente de dar confianza en quién dices no confiar.

- El posible apoyo del PSOE a la investidura de Mariano Rajoy no aleja para nada, todo lo contrario, el riesgo de debilidad, inestabilidad e incertidumbre. Sobretodo porqué quien debe dar fortaleza, estabilidad y certeza es un partido muy debilitado, enfrentado internamente, sin rumbo claro a alguna parte que no sea salir de su gravísima crisis. Sin fuerza propia no se puede dar fuerza ajena. Sin gobernabilidad propia no se puede dar gobernabilidad ajena. Pero es que, además, incluso los que ahora mandan en el PSOE que muestran su disposición a apoyar a Rajoy sin negociar nada, insisten que en ningún caso van a dar estabilidad.

Es decir, te hago presidente para después poder impedir que hagas de presidente. Muy estable no parece, la legislatura. Muy fuerte no nacerá, este gobierno. Y desde luego, ninguna certeza creíble sobre la acción, ambición y el recorrido de las reformas profundas que todos dicen querer acometer.

Con lo cual, y si no aparecen mayores y mejores compromisos que los conocidos hasta ahora, terceras elecciones, haberlas, las habrá. Lo único que no sabemos es si serán en directo o serán en diferido. Si se convocarán en tres semanas o se convocarán pongamos por ejemplo en un año y medio, después de tranquilizar mercados y dar tiempo a los partidos para recuperarse del susto: unos para pasar página a los juicios de la corrupción y los otros para coser sus heridas e intentar sobrevivir. Pero nada hay en el horizonte que permita afirmar, sin temor, que el desbloqueo de la investidura comporte el desbloqueo de la gobernabilidad y la estabilidad, y, lo que es aún es más importante, ofrezca un proyecto ambicioso y claro para España que permita a sus nuevas generaciones adherirse a algo más que a una marca, a un hashtag, a una consigna, a un estereotipo.

España necesita un proyecto. Cataluña lo tiene. España por ahora no. Y mientras el único proyecto español sea impedir que Catalunya pueda ejercer su anhelo de autogobierno perderemos todos, pero muy especialmente la sociedad española, mal orientada por la política española en una confrontación por un unitarismo estéril que los catalanes no deseamos. Deseamos sosiego político, dialogo abierto, prosperidad compartida y justicia social y estoy seguro que muchos españoles desean lo mismo.

Un gobierno en minoría que no genera confianza entre sus aliados parlamentarios, y con el primer partido de la oposición necesitado como nunca de recuperar su perfil de alternativa después de haber violentado la organización y decepcionado a los votantes que se creyeron que lo de no hacer presidente a Rajoy iba en serio... no es el mejor panorama para dar esperanza, optimismo y confianza. Todo lo contrario.

Qué es, ahora, lo que ha cambiado en Catalunya?

Nuestro gobierno pudo haber caído con el rechazo del Parlament al proyecto de presupuestos para el 2016. Hubo la posibilidad que se convocaran elecciones también anticipadas. Pero no sólo no cayó sino que el gobierno sigue adelante con solidez interna y con apoyos externos.

Como saben, hace menos de dos semanas me sometí a una cuestión de confianza como respuesta a este rechazo parlamentario a los presupuestos de mi gobierno. Fue una respuesta clara i comprometida, una respuesta democrática recomendable cuando un gobierno constata que no goza de la misma confianza que le permitió arrancar la legislatura. Ante una situación semejante, el deber de un gobernante con compromiso democrático es comparecer ante la cámara que lo eligió y preguntarle si debe o no seguir adelante. Y si no, naturalmente devolver la palabra a los ciudadanos para que decidan.

Después del debate y de la votación, el gobierno salió reforzado incluso con más apoyos que en mi investidura el 10 de enero: 72 votos a favor en lugar de los 70 que obtuve entonces. Hoy, mi ejecutivo goza de una saludable confianza en el Parlament, y tiene los apoyos necesarios para culminar el plan de gobierno que se aprobó en enero.

También, como saben, esta semana pasada celebramos en el Parlament el debate de política general, que ofrecía una ocasión para concretar la solidez de esta confianza. Y el resultado es exactamente ese:

- Todas, sin excepciones, todas las propuestas presentadas por el grupo parlamentario del Gobierno fueron aprobadas. Con mayorías diversas, con diferentes grupos. No hubo, en ningún caso, rechazo alguno a las propuestas del grupo del Gobierno.

- Se aprobaron además dos propuestas de resolución pidiendo un referéndum para Catalunya, y se rechazaron otras propuestas de resolución pidiendo una reforma federal y que sugerían el abandono del proyecto de Estado independiente para Catalunya.

De ese debate de la semana pasada salen aún más clarificadas de lo que entraron dos ideas: el rechazo a cualquier forma de referéndum no supera nunca el 40%, y los apoyos para una reforma federal de la Constitución son muy minoritarios, sólo recibieron 16 votos favorables. Y obtuvieron 108 en contra y 11 abstenciones.

Creo que es también útil informar que las propuestas de resolución presentadas por PP i Cs, que pedían la retirada del proyecto de independencia, obtuvieron sólo 36 votos favorables de un total de 135.

En cambio, sobre el total de esos 135, el número de diputados que apoyan un referéndum llega a los 83 (lo que equivale a 2.335.000 votantes) frente a los 52 que lo rechazan (lo que equivale a 1.609.000 votantes). Esto representa más de 725.000 votantes de diferencia entre los grupos parlamentarios partidarios del referéndum y los contrarios. En la opción de referéndum pactado con el Estado español hay 73 diputados (dos millones de votantes) y en la opción de referéndum sin llegar a un acuerdo con el Estado hay 72 diputados (1.968.000 votantes).

Lo reitero: en porcentajes de escaños y de votos, hay un 60% de apoyo a un referéndum y un 40% de rechazo.

También han cambiado otras cosas más.

Por ejemplo, ningún premio Nobel ha avalado la tesis según la cual una Catalunya independiente vagaría por el espacio sideral por los siglos de los siglos, y sí que un premio Nobel de Economía como Joseph Stiglitz avaló la semana pasada la tesis según la cual una Catalunya independiente seria económicamente viable. Cuando lo afirma un Nobel de economía merece como mínimo un respeto y una atención. A la propaganda oficial del estado y sus distribuidores en Catalunya –no todos espontáneos ni no todos desinteresados— se les ha averiado uno de sus argumentos estrella.

Doy por supuesto además que una Catalunya-estado es viable como doy por supuesto que una España sin Catalunya también lo es. Y como doy por supuesto que bien gobernadas ambas, serán mejores de lo que son ahora encorsetadas por un viejo estado de baja calidad política.

Por ejemplo, también ha cambiado que además de las opiniones personales que formulan diversos representantes de la UE sobre la cuestión de la incorporación o no de un nuevo Estado independiente procedente de un Estado que ya sea miembro, hay que tener en cuenta la última, la expresada este verano por quien ha sido nombrado por el Parlamento Europeo para coordinar las negociaciones del Brexit, literalmente: ―No veo ningún gran obstáculo para que una Escocia independiente sea parte de la UE‖. Y añadió que sería

―suicida‖ no ser ―empático‖ con quienes pretendan ser miembros de la UE. Como deben recordar, Guy Verhofstadt es el presidente de los liberales europeos.

Por ejemplo también ha cambiado que tanto la agencia de calificación Moody’s como el mismo Ministerio de Economía desmienten, en sendas notas públicas, que el proceso político en Catalunya afecte negativamente a la economía. De hecho, si relacionáramos los datos económicos con procesos políticos podríamos llegar a la conclusión exactamente contraria, porqué en Catalunya se crece más que en el conjunto del Estado español. Lo cual seria tan poco riguroso como sostener lo que sostiene la propaganda oficial.

Y el último sondeo oficial publicado señala que ha cambiado, también señala que la proporción entre los partidarios y contrarios a una Catalunya independiente. Hoy ya hay más de 5 puntos de diferencia entre unos y otros (para ser exactos, 5,3 puntos más a favor de la independencia). Deben tener en cuenta que en junio de 2015, hace poco más de un año, los datos no eran esos. La diferencia en este mismo sondeo era de 7,1 puntos, pero favorables a los contrarios a la independencia. Del 7,1 en junio de 2015 al 5,3 inverso en el último sondeo de este verano.

Esto es lo que hay. Puede gustar o puede generar rechazo, puede esperanzar o puede provocar preocupación. Pero sin duda es una realidad acreditada. Y sostenida en el tiempo. No va a cambiar hasta que se solucione.

¿Y qué es lo que puede haber? Voy a concluir señalando qué es lo que debería haber. Y lo que debería haber no se puede alejar de lo que genera el mayor consenso en Catalunya. Todo lo demás, por legítimo que sea, no sirve para alcanzar el propósito ineludible en el que deberíamos ponernos todos de acuerdo, a pesar de las diferencias, a veces abismales, sobre su concreción final: hay que encontrar una solución política. Hacer que hacer política. Y la política se hace en los parlamentos, en las instituciones de representación ciudadana, en las mesas de diálogo y negociación, en los debates entre diferentes sectores y ámbitos, y finalmente, por supuesto, se hace política en las urnas.

En los juzgados no se hace política, ni se debería.

Claro que este planteamiento que hago apela a quienes deseen encontrar una solución política. Seguramente hay gente en la política española (seguramente no: por ahora son mayoría) que niegan el carácter político de la demanda catalana y, por consiguiente, declinan realizar ningún esfuerzo en sentido político; lo fían todo al trabajo de fiscales y jueces – o cuando no a policías corruptos— y tratan que el tiempo haga el resto. Impasibles al hecho que en Catalunya se hayan producido las movilizaciones democráticas más impresionantes en Europa y se haya registrado una contundente enmienda a la totalidad a la solución de la transición. Dos millones de personas votando opciones directamente independentistas, y 2,4 millones apostando por el referéndum no se había visto jamás. Esta gente no lo considera un problema político y por ello no se siente en la obligación de escuchar y estudiar propuestas políticas.

Nosotros, sin embargo, estamos comprometidos a que esto no sea así. Tenemos abierta una invitación permanente dirigida a todos aquellos que compartan con nosotros que debemos esforzarnos para encontrar respuestas políticas a las demandas que formula Catalunya.

Todo lo que no sea política no es solución. Es otra cosa. Y no es buena, ni para hoy ni para mañana.

Hoy contamos con un claro y sólido aval del Parlament de Catalunya para proponer al Estado español un acuerdo para que podamos celebrar un referéndum. Este apoyo crecerá en los próximos meses. Existe un consenso político y social en Catalunya en ese sentido, y creo que sería inteligente, y prudente, no despreciar esta realidad.

Cuando la situación política española despierte de su bloqueo inicial, la propuesta catalana todavía seguirá allí. Cuando la actual legislatura catalana esté llegando a su fin, la propuesta de acuerdo seguirá vigente.

La propuesta catalana al Estado es prioritaria, lo es para mi Gobierno, y si se empieza a negociar para su implementación ello marcaría la agenda del gobierno que presido. Una agenda en la que, con el objetivo de llamar los catalanes a las urnas para que decidan, no debería haber restricciones previas para hablar de:

- La fecha del referéndum. Cuándo debería celebrarse y en qué condiciones. Escuchémonos todos y decidamos conjuntamente cuál sería la mejor, sin apriorismos.

- La pregunta a realizar. Qué preguntamos concretamente. Nuestra propuesta es clara. Pero ¿hay una propuesta del Estado? Un referéndum, por lo tanto, que no excluya, por tanto, la posibilidad al Estado de someter a votación también su propuesta, que compita con la de la independencia de Catalunya.

- Los resultados para considerar válida la respuesta y el compromiso de implementarla.

- Y obviamente también se puede hablar de un compromiso de moratoria antes de volver a promover un referéndum similar. Y de eso se debería hablar.

Una vez culminada la legislatura catalana obviamente la situación habrá cambiado. Habrá que establecer una nueva propuesta, pero será a partir de los resultados del referéndum que convocaremos en ausencia de referéndum acordado con el Estado. Será una igualmente una propuesta de diálogo y de negociación pero su objetivo ya no será celebrar el referéndum sino invitar el Estado español a implementar sus resultados y a contribuir a la transición.

Cuando empezamos a debatir entre los partidos políticos mayoritarios y la sociedad catalana organizada sobre qué futuro deberíamos proponer a nuestros ciudadanos, a partir de la sentencia del TC del 2010 contra el Estatut de Catalunya de 2006, coincidimos todos en que ese futuro lo deberían aceptar y validar los ciudadanos con su voto. En todos esos años en que se han producido granes cambios, ese compromiso ha marcado siempre nuestras decisiones. Hemos obtenido la aceptación ciudadana para preparar Catalunya como estado independiente en Europa y para el siglo XXI, y buscaremos su validación a través del mejor mecanismo democrático para ello, el referéndum.

Desde el inicio supimos, y así lo dijimos, que se trataba de un futuro difícil de conseguir para el que no teníamos un manual de instrucciones precisas, sino que lo deberíamos ir construyendo sin impaciencia y con tenacidad y dedicación. También dijimos con la misma claridad que sin ese camino no habría recorrido para el autogobierno en Catalunya y para asegurar todo aquello por lo que durante años han luchado generaciones de catalanes, algunos con grandes sacrificios personales. Imposible aceptar la recentralización, la laminación de nuestra economía y de nuestros recursos, el menosprecio a nuestra lengua y cultura, los reiterados incumplimientos del Estado.

Decidimos que dejaríamos de quejarnos y de aceptar como inamovible esa situación, y que superaríamos la resignación vencida con la que esperan que les tratemos quienes hasta hoy han gobernado el Estado. Continuaremos quejándonos de lo que es una situación injusta y abusiva, pero trabajamos para construir y ganar la alternativa.

Se puede, y se debe. El coraje político es directamente proporcional a la incertidumbre social que eliminamos. El coraje político es imprescindible para iluminar la democracia, la prosperidad y la justicia que deseamos engrandecer y compartir.

Muchísimas gracias.

Carles Puigdemont i Casamajó

President de la Generalitat de Catalunya

Madrid, 10 d’octubre de 2016